¿Qué es HomeJESUSchool?

HomeJESUSchool  es una comunidad de familias que Educan en el Hogar con una cosmovisión Cristocéntrica. Aquí las familias homeschoolers encontramos apoyo, fortaleza y edificación, para seguir adelante con nuestro ministerio de educación en el hogar.

¿Porqué “HomeJESUSchool”?

Porque las familias cristianas homeschoolers, tenemos a JESÚS como el centro de nuestro ministerio en el hogar. Nuestra enseñanza debe ser cristocéntrica y bibliocéntrica, es decir, la Palabra de Dios debe ser nuestra guía y nuestro “manual de educación en casa”. Por lo tanto, las palabras de la Biblia que fundamentan nuestro ministerio en el hogar, son :2 Timot. 3:16 y Deut. 6:6-7. Aquí las puedes encontrar: Inspiración y fortaleza en la Palabra de Dios.

¿Quien dirige la comunidad homeJESUSchool?

Alvaro Giraldo y Melissa Uribe son los fundadores y administradores de la comunidad.

foto-amor-retoque-1bEstamos casados desde el año 2002 , y por la gracia de Dios somos cristianos desde ese mismo año.  Somos miembros de  la Iglesia Bautista de Pontevedra  y educamos en casa a nuestros tres hijos desde el año 2010.

En abril de 2013 atendimos el llamado de Dios de crear una Comunidad de Familias Cristianas Homeschool de Colombia: “HomeJESUSchool”.

Esta comunidad nació con el fin de congregar a las familias cristianas que educamos en casa, promover espacios de encuentro y socialización  con propósito,  brindar apoyo y mutua edificación entre hermanos en la fe,  difundir información sobre los principios bíblicos de la educación en el hogar.

Actualmente brindamos asesorías, realizamos charlas y talleres, organizamos actividades y eventos para la comunidad, con el apoyo de un equipo de  familias.

La visión de la comunidad homeJESUSchool es ministerial: Glorificar a a Dios revelando a su hijo Jesucristo en el Diseño Divino de la Educación en el Hogar, a través del servicio al Cuerpo de Cristo,  madres y padres que están atendiendo el llamado de Dios de educar en casa a sus hijos con una cosmovisión Cristocéntrica, y necesitan apoyo y acompañamiento en este proceso.

¡Que esta comunidad sea de apoyo y edificación para todos nosotros!

1479190739

Anuncios

PRINCIPIOS PARA LA EDUCACIÓN CRISTIANA EN EL HOGAR

Seminario de MISS. KATHERINE DANG realizado en bogotá en Agosto de 2016. 

Memorias realizadas por Natalia Diaz con base en los apuntes de la conferencia.

******************************

a13b8f20c09bf55b7e8952d79dc2945f--second-best-step-parenting

La educación providencial, es aquella que busca resaltar la intervención de Dios en la materia estudiada, entendiendo que Dios es creador y dueño de todo lo que existe, visible o invisible, por lo tanto, su dominio y poder se extiende a todas las esferas de la sociedad. Específicamente en la esfera de la educación, quiere revelarse a los estudiantes a través de los objetos de estudio.

Colosenses 1:16 (NVI) “Porque por medio de El, fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: todo ha sido creado por medio de él y para él”

PUNTOS PRINCIPALES:

  1. La educación debe buscar como meta final el AUTOGOBIERNO.    La educación debe buscar que el niño o joven razone y razone bíblicamente.

Autogobierno: Someter la voluntad propia a la voluntad de Dios, dejándose gobernar internamente por Cristo quien como Señor de nuestras vidas nos conduce a tomar decisiones adecuadas que nos traerán bien y no mal todos los días de nuestra vida. Un individuo que ha desarrollado el autogobierno, no necesita ser gobernado o controlado exteriormente porque en su interior ya cuenta con el gobierno divino que le redarguye, instruye y encamina para su bien y el de la sociedad.

2. La educación en casa, debe buscar como objetivo que los niños y jóvenes se dejen gobernar por Dios.

Así que, cuando le digo a mi hijo lo que debe hacer, debo tener cuidado de no estar “manando” lo que yo quiero por capricho personal, sino estar guiando hacia lo que Dios quiere para el niño La forma adecuada de instruir al hijo tiene 2 componentes:

  1. Autoridad
  2.  Compasión

Siempre debo representar para mi hijo, la autoridad de Dios, debo mostrarle que YO estoy bajo el gobierno de Dios y por eso lo que pido es de parte de EL no de mi humanidad.

Preguntas antes de dar “órdenes” 1. ¿Mis órdenes son Bíblicas? 2. ¿Estoy demostrando que es Dios quien gobierna? 3. ¿Quién va a gobernar, Dios o yo?

  1. Es vital escoger bien lo que voy a enseñar a mis hijos, lo primordial es enseñar lo necesario. ¿Qué es necesario? Necesario, únicamente es LA VERDAD y la verdad es la palabra de Dios.
  2. La verdad de la palabra aplicada a todas las áreas se enseña a través de verdades fundamentales. Principios.

Los libros de texto y currículos académicos pueden ser usados con sabiduría siempre y cuando lo principal sean los principios bíblicos.

  1. Es responsabilidad de los padres, alimentar a sus hijos en los aspectos físico, mental y espiritual.

Dios, controló la dieta de Adán y le dijo que comiera de toda planta (dieta vegetariana) pero fue EXPLICITO en restringir un (1) solo fruto que no podía comer. Génesis 2:17 NVI “pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirías.” En este versículo,

 

ALCANZANDO LAS METAS BIBLICAS PARA LA EDUCACION.

✧ La meta: Es el por qué enseño ✧ Currículo: Es Qué enseño ✧ Método: Cómo enseño.

Teniendo claras las metas de la educación, y sabiendo que queremos enseñar el conocimiento que ha sido revelado por Dios en las diferentes áreas, basados en los principios bíblicos, ahora seremos muy cuidadosos en escoger el método.

NO …

✓ No proyectos en grupo donde uno solo trabaja y los otros no hacen nada ✓ No robots donde todos deben aprender lo mismo de la misma manera ✓ No solo memorizar ✓ No test de Falso y verdadero ✓ No Preguntas que solo buscan los hechos (Qué, quién, Cuándo)

SI….

✓ Sí proyectos individuales donde cada uno se esfuerza ✓ Sí aceptar la individualidad y permitir la expresión de las ideas propias

(No son buenas ni malas en sí mismas) ✓ Sí a razonar, pensar ✓ Pregonas abiertas de razonamiento (Por qué, cómo, para qué)

TIPS

– Enseñar línea sobre línea, principio sobre principio. – Entrenarlos para que se concentren

DURACION DE LAS LECCIONES

4 años: 5 a 10 minutos

5 años: 15 minutos

8 a 10 años: 20 minutos

10 a 12: 1 hora

A los 17 años esperamos tener un individuo con madurez espiritual y emocional, capaz de concentrarse, investigar y estudiar por sí solo, pero esto se va sembrando poco a poco.

 

10 MANERAS COMO LA EDUCACION EN CASA ESTA INFLUYENDO A MI NACION.

Lo primero que debemos entender, es que lo que Dios está haciendo en mi hogar, NO está separado o desligado de lo que él está haciendo en la nación.

1.Dios está cambiando a Colombia mientras va cambiando el hogar. El hogar es la base de la nación, al caminar la familia, y dejar esta de ser una institución “socialista” y dejarse gobernar por Dios en su modo de vida, aporta al cambio de la nación.

  1. Está llevándonos a no depender más de la comida del mundo sino del maná celestial En la educación en casa, El sistema de educación moderno y socialista, representa EGIPTO. Hemos tomado de la decisión de salir de Egipto como lo hicieron los israelitas, pero sigo teniendo apetito de la comida de Egipto o del mundo, sigo escogiendo libros, materiales o contenidos que representan el alimento de Egipto (el mundo). Nuestros hijos son sacados del sistema, pero nuestros corazones siguen en Egipto al no aceptar el maná celestial. Este maná es suficiente y no necesita ser complementado o cambiado por comida de Egipto

Empezamos a sentirnos inconformes con algunas cosas, empezamos a no sentirnos cómodos con ciertas prácticas que hemos llevado y nos damos cuenta que nuestro “apetito” está cambiando y que ya no anhelamos la comida de antes, sino una nueva. Esto debe suceder en nuestros hogares y permitir que el contenido y método de nuestras lecciones sean MANA celestial, no comida del mundo.

El maná, es comida simple y sencilla, pero es SUFICIENTE

  1. Arrepentimiento. En los hogares, Dios nos está llevando a darnos cuentaque hemos estado equivocados, a arrepentirnos. La nación es como un transatlántico, un barco inmenso que va en una dirección equivocada y necesita cambiar de rumbo. Este inmenso crucero, no tomará poco tiempo para voltearse, pero cada pequeño viraje del timón es importante para poder girar todo el barco. As sucede con la nación. Cada pequeña acción de las familias haciendo cosas distintas, van aportando para que el gran barco o nación tome un rumbo distinto. Le estamos dando la vuelta a nuestro hogar para dársela a nuestra nación. Dios no tiene afán, él está trabajando individualmente en cada familia. Para este cambio, es importante cambiar nuestra manera de hablar, enseñar con amor y mejorar la relación con mis hijos.

Implica cambio de hábitos, arrepentimiento.

  1. Está removiendo pensamientos equivocados y reemplazando por pensamientos correctos.

Los cambios tienen que ver con una actitud de obediencia a Dios. Es reemplazar la educación del estado por la educación bíblica. Si estoy interesado en un resultado bíblico, busco contenido apropiado y desecho contenido inapropiado.

NOTA: Las imágenes bíblicas, deben ser cuidadosamente seleccionadas, deben reflejar la realidad, no deben ser caricaturas. Las caricaturas muestran a los niños que se trata de un mundo de fantasía. No queremos que nuestros hijos piensen que la Biblia es un “cuento de hadas” o una caricatura.

Podemos usar recursos artísticos valiosos, estudiar pinturas y ver obras de arte con nuestros niños. No menospreciemos su capacidad.

  1. Nos está enseñando como ser gobernados por Dios Seremos el principio del fin de socialismo en Colombia. La calidad será evidente y todos preguntarán de donde viene esa calidad. Ahí es cuando respondemos: “Viene de la Biblia”. Así cambiará la nación por medio del hogar. Nuestros nietos serán una generación aún mejor que la de nuestros hijos.
  1. Está causando que lideremos otras familias

Estar firmes en nuestra posición, hará que otros nos observen; algunos nos criticarán, y dirán que estamos arruinando a nuestros niños. Seguramente nuestros parientes serán los primeros en criticarnos. Sin embargo, debemos saber que, aunque estamos protegiendo a nuestros hijos pequeños, pero no los estamos ocultando. Otros nos aplaudirán y querrán tener la clase de familia nuestra y desde antes de ser padres, ¡muchos decidirán educar en casa lo cual significa una transformación anticipada del hogar!

  1. Dios está reparando el daño del socialismo.

El daño del socialismo para una nación, es de gran impacto. Nosotros, nos sentimos inconformes con ello y tomamos decisiones que nos llevan a otro rumbo. Cambiamos, y vamos quitando el socialismo de la nación, ¡estableciendo la Republica cristiana!

  1. Está reformando la iglesia

La iglesia, no corrige a la familia, la familia debe corregir la iglesia. Los pastores y miembros de nuestra congregación, notarán una forma de familia distinta, querrán que toda la iglesia se comporte de la misma manera. Hallaremos también gracia en nuestra congregación y encontraremos congregaciones donde el gobierno de Dios es real, no el “socialismo cristiano.

  1. Dios está produciendo individuos que saben cómo enseñarse a sí mismos.

En la educación en casa, estamos produciendo individuos capaces de sostenerse a sí mismos en todos los aspectos. Deben saber sostener sus propias vidas, sus propios proyectos y empresas. Deberían estar en capacidad de ir a la universidad por sí mismos. Estamos dando un fundamento esencial para la prosperidad y productividad. Personas que necesitan menos del estado (o no necesitan) pues se sostienen y ayudan a sus comunidades a salir adelante, no dependen de nadie. La mayoría de empresas de Norteamérica son familiares. Es una nación que ha entendido el principio de la productividad y auto sostenimiento, en realidad no hay un capitalismo sino una multitud de empresas familiares, que han crecido y pasado generación tras generación, dando fundamento estable a la sociedad.

  1. Mostraremos que Cristo está vivo y no muerto

¡Siempre dando gloria a Cristo por todo y en todo!

7 ASPECTOS GUÍA PARA ESCOGER MATERIALES Y MÉTODOS

Evaluemos el contenido del material antes de consumirlo… pensemos… el material:

  1. Ama a Dios
  2.  Ama la palaba
  3.  Ama la creación y provisión de Dios
  4.  Ama el hogar y la familia. a.) Tener cuidado con libros que muestran niños solos, sin hogar o independientes de sus padres b) Ojo con materiales que muestra a los padres como tontos
  5. Amor por el aprendizaje Resaltar que siempre debemos darle menos en cantidad a nuestros hijos, no más. Mantener viva el hambre por el aprendizaje, no saturarlos. Cuando quieren más me detengo y dejo sus ganas de aprender intactas.
  6.  Amor por los otros como Dios los ama. Resalta la idea de que todos tenemos un propósito, aun aquellos difíciles de amar.
  7.  Amor por la libertad. a) Libertad externa e interna. (Freedom and liberty) b) La libertad del pecado y la libertad de pensamiento y expresión sin juicio. c) Muestra niños libres de la esclavitud al  pecado,  placeres del entretenimiento, dulces, video juegos, amigos insanos

Resaltar la importancia de evaluar, quién gobierna a quién o a qué. ¿El niño está gobernando el dulce, los placeres del entretenimiento, los video juegos y las amistadas? ¿O son estos los que gobiernan al niño?

En las naciones, los gobiernos desobedientes a Dios, producen gente amargada, con ira y sin libertad. Esclavitud y libertad son opuestos

 LEER Y REFLEXIONAR EN DEUTERONOMIO CAPITULO 6

Para leer el articulo completo clic aquí: MEMORIAS

 

 

¿Es bíblica la enseñanza en casa?

familia

Por, Dr. Brian D. Ray. 

Traducido por: MIAPIC

Para este artículo, un título aunque, más inadecuado pero académico sería: “Discipulado, educación y escolarización de los hijos: Una perspectiva bíblica”. Aunque me gusta, en estos momentos no estoy escribiendo para una revista o semanario filosófico. Además, los cristianos deben ser escriturales; esto significa que deben ser filósofos porque deben amar la sabiduría.

Palabra de Dios, no experiencia humana

¿De dónde deben obtener los cristianos sabiduría? De la Palabra de Dios. Muy pocos, pero realmente, muy pocos de los cristianos con los que he hablado sobre el inicio en la educación, o de viajes, termina con la Palabra de Dios cuando se trata de la educación de los hijos; pero esto, también incluye a líderes cristianos, a padres, a profesores de educación en colegios cristianos, y a profesores certificados. Pero es a la Biblia donde debemos ir para cada tema.

Como si “esto” fuera sencillo de hacer. ¿Y qué es “esto”? ¿Qué hay acerca de mirar en la Palabra de Dios un tema particular como si “esto”fuera la primera vez? ¿Como si una persona no hubiera sido predispuesta al crecer con su familia, con sus iglesias locales, con sus maestros favoritos de la Biblia, sus amigos en el pasado y en el presente, sus experiencias en la escuela primaria y secundaria, la TV y todo lo que los expertos dicen? No es fácil, pero es imperativo que cada cristiano considere mirar en la Palabra de Dios el tema del discipulado de los hijos. Si no, un aspecto central de lo que significa vivir una vida cristiana será ignorado y parte del mejor plan de Dios se perderá.

Contexto histórico

Muchos cristianos tratan de ponerse de acuerdo con la formación que se les da a los niños y jóvenes en las escuelas o colegios públicos manejados por el estado (estatales), esto es, cerca del 86% de todos los niños en los Estados Unidos. En la mayoría de las otras naciones el porcentaje de niños en escuelas del estado/públicas es tambien muy alto. Algunos cristianos ya han enviado a sus hijos a escuelas públicas para que se les enseñe allí; algunos están considerando hacerlo, y algunos otros tienen nietos en estas escuelas; otros, como líderes en la iglesia están tratando de determinar qué consejo darle a los padres acerca de la educación de sus hijos.

Mientras escribo estas líneas, recuerdo que hace varios años, vi un artículo de un líder cristiano muy bien conocido a nivel nacional sobre este tema. Lo leí con cuidado y pensé bastante acerca de lo que él había escrito. Era claro que había luchado por años con el concepto acerca de quién debería enseñar, entrenar y adoctrinar a los niños; es decir, educarlos, y lo expresaba a miles de personas relacionadas a su esfera de influencia. Tuve que concluir que su consejo era rebuscado y extenso, con problemas históricos, lógicos, bíblicos y filosóficos.

No deseo identificar a ese líder, pero sí deseo proporcionarle algo de lo que le escribí a él en una carta.

Primero: Desde el principio, una de las principales razones de la creación y existencia de “escuelas comunes”, en los Estados Unidos, es decir, lo que ahora llamamos escuelas o colegios públicos, estaban bajo el control de un grupo de personas o la visión de un grupo sobre otro grupo de personas. Por ejemplo, el historiador de educación, Dr. Charles Glenn, escribió: “Tanto en los Estados Unidos como en Francia y en los Países Bajos, la misión de la escuela común fue ampliamente definida en gran medida en términos de la creación de convicciones y lealtades, de dar forma a una mente común o alma para la nación” (pág. 261).1

Segundo: Muchos cristianos piensan que nunca ha habido tanta controversia acerca del sistema de escuelas públicas en los Estados Unidos, como la que existe ahora. Pero si el nivel de controversia del “sistema” se encuentra ahora en 8 (sobre una escala de 10 puntos), y que nunca ha pasado de 7 antes de esta década, esto lo definimos como la falacia del arenque rojo (Nota del Traductor: La falacia del arenque rojo involucra incluir una información irrelevante para la discusión en aras de distraer la atención.) Una rápida, pero seria lectura de la historia de la educación en los Estados Unidos, muestra que muchas veces se presentado una fuerte controversia con relación a la escolarización estatal durante los últimos 160 años. Incluso aun, algunos historiadores dicen que hace muchas décadas, las controversias fueron tan agudas que dividieron a diferentes grupos de personas más, de lo que sucede hoy día.2 Las interpretaciones históricas y debates de la escuela pública con relación al pasado y al presente, son sin embargo, y de alguna manera, sólo una pequeña pieza de lo que los cristianos deberán considerar.

Tercero: Hoy día, muchos de los estudios reconocen que el estado o colegios púbicos son, por naturaleza, religiosos. Los profesores James Carper y Thomas Hunt, escribieron: “Entonces, argumentamos adicionalmente que el colegio público es el equivalente funcional de un iglesia establecida, reforzada con lenguaje religioso, esperando ser adoptado por todas las personas, legitimando y transmitiendo una ortodoxia o cosmovisión, suscrita por los impuesto obligatorios” (pág. 4).3 En otras palabras, los colegios del estado, son religiosos. Básicamente, los padres envían a sus hijos a una iglesia cuando los envían al colegio.

Si alguno de los lectores tiene dudas de que los colegios del estado/públicos no están diseñados para enseñar las verdades de Dios, y que regularmente enseñan cosas antiéticas a la verdad de la revelación de Dios, existen muy buenos recursos disponibles para estudiarlos. Estos, en gran parte, y al menos, cubren la historia de los Estados Unidos con referencias de acontecimientos, ideas y contenido de cientos de años hasta el presente.4

Una premisa básica de este artículo, es que existe una gran coincidencia en los significados de la enseñanza en casa/hogar (homeschooling), educación y disciplina. Una definición razonablemente aceptada de colegio, es que este es un lugar u organización fuera de casa, donde los profesores instruyen, enseñan, o entrenan a los estudiantes –a saber, niños y jóvenes– en conocimientos específicos o habilidades como la lectura, el lenguaje, las matemáticas, las artes, y al parecer, sólo en segundo lugar, la filosofía y la moral. De otro lado, la educación es la crianza e instrucción de niños y jóvenes para clarificarles su entendimiento, inculcarles su filosofía, desarrollo de la moral, formar sus actitudes, corregir sus temperamentos, darles conocimiento y entrenarlos en habilidades como la lectura, el lenguaje, las matemáticas, la ciencia, la historia y las artes, y hacerlos competentes para sus familias, agrupaciones y comunidades. La educación comprende toda esa serie de instrucción y disciplina destinada a llevar a cabo lo antes mencionado.

Con estas definiciones en mente, considere que muchos estadounidenses tienden a pensar que los colegios del estado/públicos sólo educan niños; pero la total verdad es que a estos niños también –siempre y en todo momento– les están enseñando. Esto es, los filósofos de la educación, reconocen que toda instrucción es educación. Toda instrucción incluye la enseñanza, entrenamiento y adoctrinamiento –impregnarlos con opiniones particulares, puntos de vista o principios– tanto a niños como a jóvenes. La impresión que muchos padres y público tienen, así como muchos profesores de las escuelas/colegios públicos y defensores actuales, es que el colegio trata principalmente o sólo, de instruir a los estudiantes en conocimiento y habilidades, y que no les enseñan en formas de valores y creencias sectarias, cosmovisión, y cómo juzgar o evaluar las cosas de acuerdo a las presuposiciones filosóficas. Es decir, todas las formas de instrucción o educación involucran a los estudiantes en el discipulado, adoctrinamiento y difusión de las doctrinas, enseñanzas o perspectivas de una famosa persona como por ejemplo, Jesucristo, el neo marxismo, la teoría crítica, el estatismo o democratismo.) (Nota del Traductor: Estatismo, es la preeminencia del estado. Y democratismo es una enfermedad de la democracia: exceso que se da cuando la misma no tiene límites a sí misma.)

Un punto fundamental

Antes de seguir adelante, permítame recordarle al lector un punto fundamental: Toda la educación/instrucción –ya sea pública (del estado), educación institucional privada o enseñanza en casa– es la enseñanza, entrenamiento y adoctrinamiento de niños y jóvenes.

Aclarando el punto

Hay en juego cuestiones más fundamentales, que la de cambiar un poco la dirección de este artículo. La discusión sobre educación, de dónde y cómo deberán ser enseñados, entrenados y adoctrinados los hijos de los cristianos, podría traer a consideración, un punto de enfoque más centrado. Reconozco que en estos momentos mis comentarios podrían hacer que algunos lectores de este artículo, hermanos creyentes, se sientan incómodos. Ciertas personas que quieren ser amables o favorecer “algunas” escuelas públicas, afirman que en algunos sistemas escolares, la mayoría de los profesores, administradores y estudiantes tienen una actitud amistosa y respetuosa hacia el cristianismo y los valores morales conservadores. La implicación, es que esos lugares no podrían ser tan malos para los hijos de los creyentes. No he sido capaz de encontrar a alguien que afirme esto para que pueda referirme así sea a uno solo, por no decir tres o cuatro, de tales supuestos sistemas de colegios públicos “no tan malos” en todos los Estados Unidos. No estoy convencido de que hoy en día existan. Dudo que sí existan.

Más importante, aun si la mayoría del personal de los colegios del estado o públicos, son “amistosos” y respetuosos” hacia el cristianismo, por lo general, no se les permite enseñar algo, así sea preciso y definitivamente, nada proactivo a favor del cristianismo, debido a que tanto el currículo como la ley, están dictados por el estado. Aun admitiendo que las escuelas públicas no están diseñadas para desarrollar discípulos de Cristo, algunos creyentes encontrarán otras formas de hacer que estas instituciones parezcan ser benignas, o que son parte de una bondad incuestionable que pertenece a la vida de los Estados Unidos.

Muchos cristianos al referirse a los padres que colocan a sus hijos en colegios privados, o a quienes les enseñan en casa, usan un lenguaje de que sus hijos han “dejado”, han “abandonado”, o han “salido” de los colegios públicos. Sin embargo, y de hecho, los padres que continúan con sus hijos la educación basada en el hogar –y la que todos los padres inician al nacimiento de sus hijos– o los envían a colegios cristianos en vez de enviarlos a los colegios manejados por el estado, no están “abandonado” o “dejando” la educación del estado; más bien, estos padres se están moviendo hacia algo. Esto es, ellos continúan o colocan a sus hijos bajo la tutela de aquellos que se encuentran en un “sistema” donde conocen y aman al Señor Jesucristo. En una nota relacionada, aquellos que dicen que los estudiantes de colegios cristianos y los estudiantes en casa, se han salido o han abandonado los colegios públicos, están siempre insinuando o diciendo, que esas familias han llevado su determinación, preocupación y generosidad lejos de algo (por ejemplo, lejos de los colegios que maneja el estado), lo cual es una parte importante, buena o meritoria de los Estados Unidos. Sin embargo, y como es costumbre, no proveen premisas bíblicas para apoyar esta afirmación. Aún más, en la Biblia no existe ningún mandamiento, orden o argumento para la creación y operación de colegios controlados y operados por el estado. (En sí mismo, este tema merece un artículo independiente.)

Enfocándonos: ¿Qué dice la Palabra de Dios?

Quizás, lo más importante es que éste, sea el momento para que los cristianos admitan algunas cosas que la mayoría ha querido ignorar por largo tiempo. La primera, es que los colegios públicos, manejados por el estado o el gobierno, nunca fueron diseñados para levantar el nombre y verdad del Señor y Salvador Jesucristo, para dirigir a niños y adolescentes a gozarse en Él y servirle por siempre, y enseñarle a los estudiantes que todas las personas, incluyendo aquellos en las agencias manejadas por el gobierno, deberán doblar sus rodillas al Rey. Nunca existieron los “aquellos tiempos” cuando este fue, por ejemplo, el propósito principal de la educación controlada por el estado en los Estados Unidos.5

Segundo: Cada creyente –por ejemplo, cada padre, líder de iglesia, abuelo o abuela, tiene interés en el discipulado bíblico de los hijos o de los hijos de Dios– deberá tratar cuidadosamente con un experimento mental que está respaldado por algún trabajo y energía.

Imagínese a sí mismo como un extraño a la Palabra de Dios y a la sociedad humana. Imagínese colocando a un lado la infancia de uno, y todos los prejuicios recogidos de su propia comunidad, sus mismas experiencias de educación del grado 12 o el trasfondo de la universidad, el maestro favorito de Biblia, la denominación y la nación civil de uno. Después, imagínese tomando la Biblia y leyendo desde Génesis 1:1 hasta el fin, y haciendo las dos preguntas siguientes:

  1. ¿A quién le da Dios (le ordena) la responsabilidad, la autoridad y el trabajo para enseñar, entrenar y adoctrinar los hijos?
  2. ¿Le ordena Dios a Su pueblo para que voluntariamente se coloquen a sí mismos o a sus hijos bajo la tutela de paganos o impíos? ¿O lo prohíbe Dios?

Considere por ejemplo, los siguientes pasajes para responder las dos preguntas anteriores:

  • Éxodo 34:10-16
  • Deuteronomio 6:6-9: ” Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.
    8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas”.
  • Salmo 1:1-2: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; 2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche”.
  • Salmo 78:1-11
  • Salmo 127:3-5: “He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. 4 Como saetas en mano del valiente, Así son los hijos habidos en la juventud. 5 Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos; No será avergonzado Cuando hablare con los enemigos en la puerta”.
  • Proverbios 4
  • Proverbios 6:20-23: “Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, Y no dejes la enseñanza de tu madre; 21Atalos siempre en tu corazón, Enlázalos a tu cuello. 22 Te guiarán cuando andes; cuando duermas te guardarán; Hablarán contigo cuando despiertes. 23 Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, Y camino de vida las reprensiones que te instruyen”.
  • Proverbios 22:6: “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.
  • Proverbios 23:7: “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. Come y bebe, te dirá; Mas su corazón no está contigo”.
  • Eclesiastés 4:12: “Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto”.
  • Isaías 54:13: “Y todos tus hijos serán enseñados por Jehová; y se multiplicará la paz de tus hijos”.
  • Jeremías 10:2: “Así dijo Jehová: No aprendáis el camino de las naciones, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las naciones las teman”.
  • Malaquías 4:5-6: “He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. 6 El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición”.
  • Mateo 7:24-29
  • Mateo 18:1-7
  • Mateo 22:21: “Le dijeron: De César. Y les dijo: Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios”.
  • Lucas 1:57-80
  • Lucas 6:39-40: ” Y les decía una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? 40 El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro”.
  • Juan 7:15: “Y se maravillaban los judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado?”.
  • 1ª Corintios 15:33: “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres”.
  • 2ª Corintios 6:14: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”.
  • 2ª Corintios 10:5: “derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.
  • Efesio 6:4: “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”.
  • 2ª Timoteo 2:15: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”.
  • 3ª Juan 1:4: “No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad”.

Existen más pasajes relacionados a cómo Dios le ordena a Su pueblo a cómo educar o no, a sus hijos.

Una de mis presuposiciones mientras escribía  este artículo, es que los cristianos deben ser escrituristas. “El escriturismo es ese sistema de creencia en el cual, la Palabra de Dios es fundamental en la totalidad de las relaciones filosóficas y teológicas de uno”.6 Una segunda presuposición mía, es que los cristianos deben seguir los principios de la sabiduría y verdades generales comunicadas por Dios a Su pueblo en el Antiguo Testamento, aunque no se les exige seguir todas las leyes del Antiguo Testamento. Con lo anteriormente mencionado en mente, ¿qué dice la Palabra de Dios acerca de la educación de los hijos?

El dejar a un lado la cultura y hacer una simple lectura bíblica de la Palabra de Dios –por ejemplo, las citas anteriores y más–7, muestra que los padres, particularmente a los hombres, se les ha dado claramente, la autoridad y la responsabilidad pertinente a la educación, crianza y discipulado de sus hijos. Se les urge a los padres a caminar y a comunicarse íntimamente con sus hijos de forma diaria. Los padres deben proporcionar un ambiente para que sus hijos se animen en la meditación, la lectura y la discusión de la Palabra de Dios en cualquiera y todo momento del día, y discutir y modelar la forma de cómo vivir la Palabra de Dios en todas las sutiles diferencias y actividades de la vida diaria. A los padres se les exhorta en detalle, a enseñar a sus hijos, todos los caminos del Señor. El corazón de los padres debe estar hacia sus hijos, para que los corazones de ellos estén hacia sus padres y Dios, sea glorificado.

Entre más tiempo pasan los padres y madres con sus hijos, más les podrán enseñar fielmente y efectivamente las palabras, preceptos y proposiciones de Dios, incluyendo el mensaje básico del evangelio a sus hijos. Entre más tiempo pasen los no cristianos con los hijos de un hombre, más diligentemente les enseñarán las cosas del mundo a los hijos del hombre, por ejemplo, lo que es contra Dios, contra Cristo, y lo que es a favor de Satanás. Un padre no debería pensar que lo que se le está enseñando a su hijo –por los profesores del colegio, los líderes scouts, el club de líderes o cualquier otro profesor– puede ser neutral hacia las cosas de Dios.

  • Lucas 11:17: “Mas él (Jesús), conociendo los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae”.
  • Apocalipsis 3:15: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!”.

El profesor Warren Nord, un erudito de la Universidad de Carolina del Norte, hizo eco de estos conceptos bíblicos cuando escribió lo siguiente:

  • “De hecho, argumentaré que al menos, en sus libros de texto y currículos formales, los estudiantes están siendo adoctrinados en la cosmovisión moderna (secular), y contra la religión (cristiana)” (pág. 60) “No existe un territorio neutral en el cual permanecer al hacer juicios acerca del contenido, causalidad, significado y verdad. Todo el territorio es tierra de competencia. Las ciencias naturales y sociales, diferentes filosofías y religiones, dividen el mundo en formas diferentes y conflictivas. La neutralidad filosófica inevitablemente probará ser un fuego fatuo, por el acercamiento de todos los autores sobre su tema dentro de sus cosmovisiones particulares, con compromisos filosóficos que definen para ellos lo que cuenta como importante, como el conocimiento, como lo razonable, como verdad. No existe tal cosa como un punto de vista neutral. Escribir un libro de texto es tomar partido” (pág. 165).8 (Énfasis en el original).

El padre que ve problemas y escollos delante de su hijo, y no se esfuerza razonable y bíblicamente para proteger al hijo, es digno de la ira de Dios (Mateo 18:5-6). Los padres deben, en forma proactiva, dedicarse, nutrir y amonestar a sus hijos e hijas. Los hijos le pertenecen a Dios bajo la autoridad de sus padres; ellos no le pertenecen a César, y por lo tanto, deben rendirse sólo a Dios, y no al César. Dios le advierte a Su pueblo no unirse en yugo desigual con los impíos, ni en pensamiento o costumbre; esto no incluye unir la mente de sus hijos a la mente de lo “secular”, (según se dice) “a lo neutral en lo religioso”, y a los textos, vídeos, artículos, libros de trabajo, asambleas de colegios, conversaciones en buses escolares, revistas en los casilleros y revelaciones, presiones para participar en el uso de drogas ilegales y alcohol, presiones para participar en sexo prematrimonial, la música compartida desde un aparato electrónico, como un iPod u otro aparato, y el profesor agradable de la calle que sólo pasa a ser uno con cualquier número de cosmovisiones diferentes a la bíblica. Los mensajes y lecciones de todos los profesores, textos, medios de comunicación y amigos, están basados en presuposiciones; y si no son de Dios, son contra Dios.

Los hijos de los cristianos no deben aprender la forma de los paganos, ser discipulados en sus caminos de pensamiento, creencia y comportamiento. Los padres cristianos están para ayudar a sus hijos a colocar sus mentes en las cosas de arriba, de Dios, y esto, no podrá ser hecho de forma efectiva si pasan 6 horas al día, 5 días por semana, 9 meses al año con sus mentes en las cosas del mundo. Jesús dijo que un pupilo, después de estar totalmente entrenado, será como su maestro. El profesor de un niño es toda la bola de cera, no solo el profesor cristiano agradable que podría ser en el segundo grado. Es ese profesor, el currículo controlado por el estado, y todas las otras actividades, métodos, niños, adultos, y pensamiento antibíblico que se adhiere naturalmente por la educación manejada por el estado y en general, a la institucionalidad educativa.

La Escritura es clara en cuanto a que Dios le da (le ordena) la responsabilidad, la autoridad y la tarea de la enseñanza, entrenamiento y adoctrinamiento de los hijos a los padres, con la ayuda de la iglesia. Dios no le da el discipulado y educación de los hijos al estado. La Escritura deja en claro que la Palabra de Dios –por ejemplo, todo lo que contiene, en todo lo que ilumina, en todas sus proposiciones, y principios– deberá ser el centro de lo que los padres cristianos transmiten a sus hijos, y la Palabra de Dios prohíbe a esos padres a colocarse voluntariamente o a sus hijos bajo la tutela de impíos y proposiciones –en la forma de currículos ampliamente analizados– que son contrarios al Autor de la verdad.

Los argumentos red-herring (arenque rojo) y consecuencias graves

(Nota del Traductor: La falacia argumentativa o argumento del arenque rojo, implica incluir una información irrelevante para la discusión en aras de distraer la atención.) También, está la “sal y la luz del argumento” de que tantos padres cristianos como líderes de la iglesia tratan de oponerse a la educación privada cristiana y a la educación en el hogar liderada por los padres. Quien intente esto, deberá mirar cuidadosamente la Palabra. ¿Dónde está en la Biblia, la propuesta para que los padres usen o coloquen a sus jóvenes como sal y luz en un ambiente hostil? ¿Dónde está el mandamiento bíblico de enviar su hijo de 6 años de edad (o el de 12 años de edad, para este caso; quien por ejemplo, no tiene claridad de haber sido nacido de nuevo por el poder del Espíritu Santo y cuyos dones no han sido todavía identificados para predicar el evangelio) a que salga solo, para que tome del profesor impío de 40 años, el chofer de bus pagano de 33 años, la freudiana de educación sexual de 52 años de edad o la sicóloga feminista del colegio, la plétora de libros, música y videos anti piadosos, y la que viene con la escolarización institucional? Más tarde, dedicaré un artículo sobre este tema.

Algunas personas argumentarán también que los niños deben estar en colegios institucionales para que aprendan competencias sociales saludables seudo cristianas. Más tarde dedicaré un artículo a este tema y el por qué la afirmación es falsa.

Evidencia empírica sobre los efectos de la educación en casa, liderada por padres

La Escritura nos dice que los hijos deben ser enseñados para ser buenos lectores que sepan cómo evaluar proposiciones escritas, ser buenos en las finanzas, y siervos amorosos. Es decir, uno podría pensar si existe alguna evidencia de que los niños que experimentan la educación en casa liderada por los padres son competentes en estas cosas, a pesar del hecho que la evidencia de la investigación no es el fundamento a priori de si el estado, las instituciones privadas o los padres deberán ser los principales educadores de los niños. Hay muchas investigaciones hechas sobre la educación basada en el hogar, en este caso en homeschooling, y los investigadores han encontrado de forma consistente cosas positivas asociadas con la educación en casa en los últimos treinta años de estudio.9Estos resultados positivos continúan manifestándose a sí mismos a pesar del hecho de que sólo el 10% de padres que educan en casa (homeschooling) han sido certificados como profesores del estado. Escribiré otro artículo acerca de esto.

No más confusión

El discipulado del liderazgo de padres basado en el hogar encaja claramente las enseñanzas y mandamientos de la Escritura. La escolarización institucional en la cual los padres, especialmente los hombres, no son, primeramente los discipuladores de sus hijos y no están comprometidos verdaderamente en el horario y vida diaria de sus hijos, no se ajustan a las enseñanzas puras y limpias de la Palabra de Dios. Colocar a un niño voluntariamente bajo la enseñanza, entrenamiento y adoctrinamiento de la enseñanza institucional que es manejada por el estado y no está diseñada para levantar el nombre de Jesucristo, y darle a gloria a Dios, parece, en pocas palabras, como antiética a la enseñanza bíblica con relación al discipulado de los hijos de los hijos de Dios.

El homeschooling es bíblico; y claramente permite y empodera, y ejecuta el mandamiento bíblico para que los padres eduquen a sus hijos en la disciplina y amonestación del Señor diariamente y por horas durante toda la semana.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1.Glenn, Charles L. (1988). The myth of the common school. Amherst, MA: University of Massachusetts. Ball, William Bentley. (1994). Mere creatures of the state: Education, religion, and the courts, a view from the courtroom. Notre Dame, IN: Crisis Books.
  • 2.Vea de nuevo los enfoques históricos de Glenn y Ball que fueron mencionados anteriormente.
  • 3.3. Carper, James C., & Hunt, Thomas C. (2007). The dissenting tradition in American education. New York, NY: Peter Lang Publishing, Inc.
  • 4.Véase como ejemplo lo siguiente: Carper, James C., & Hunt, Thomas C. (2007). The dissenting tradition in American education. New York, NY: Peter Lang Publishing, Inc.; Gatto, John Taylor. (2001). The underground history of American education: A schoolteacher’s intimate investigation into the problem of modern schooling. Oxford, NY: The Oxford Village Press; Glenn, Charles L. (1988). The myth of the common school. Amherst, MA: University of Massachusetts. Gunn, Colin; & Fernandez, Joaquin. (2012). IndoctriNation: Public schools and the decline of Christianity. Green Forest, AR: Master Books; Morris, Barbara M. (1979).Change agents in the schools: Destroy your children, betray your country. Upland, CA: The Barbara M. Morris Report; Neufeld, Gordon, & Maté, Gabor. (2004). Hold on to your kids: Why parents need to matter more than peers. New York, NY: Ballantine Books; Rushdoony, Rousas J. (1963). The messianic character of American education. Nutley, NJ: Craig Press. (Circa 2003, available from Ross House Books, Vallecito, CA); Shortt, Bruce N. (2004). The harsh truth about public schools. Vallecito, CA: Chalcedon Foundation.
  • 5.Véase por ejemplo, Carper, James C., & Hunt, Thomas C. (2007). The dissenting tradition in American education. New York, NY: Peter Lang Publishing, Inc.; Gatto, John Taylor. (2001).The underground history of American education: A schoolteacher’s intimate investigation into the problem of modern schooling. Oxford, NY: The Oxford Village Press; Glenn, Charles L. (1988). The myth of the common school. Amherst, MA: University of Massachusetts.
  • 6.Crampton, W. Gary. (2011) Scripturalism: A Christian worldview. Trinity Foundation, retrieved December 10, 2013 from http://www.trinityfoundation.org/journal.php?id=276.
  • 7.Si el lector conoce y entiende los pasajes bíblicos anteriormente mencionados, entonces recordarle acerca de este párrafo tendrá sentido, aun si el lector no esté de acuerdo con éste; no tendría mucho sentido si el lector no conoce ni entiende los pasajes mencionados.
  • 8.Nord, Warren A. (1995). Religion and American education: Rethinking a national dilemma. Chapel Hill, NC: The University of North Carolina Press.
  • 9.Por ejemplo, véase lo siguiente: Medlin, Richard G. (2013). Homeschooling and the question of socialization revisited. Peabody Journal of Education, 88(3), 284-297; Murphy, Joseph. (2012). Homeschooling in America: Capturing and assessing the movement. Thousand Oaks, CA: Corwin, a Sage Company.; Ray, Brian D. (2013). Homeschooling associated with beneficial learner and societal outcomes but educators do not promote it. Peabody Journal of Education, 88(3), 324-341.

HISTORIA DE LA EDUCACIÓN EN CASA

Dr+Brian+Ray-1A

Por, Dr. Brian D. Ray. NHERI

Traducido por: MIAPIC

Período colonial

La educación llevada a cabo en el hogar es milenaria. Ha sido la norma alrededor del mundo durante la mayor parte de la humanidad.

Durante el período colonial, en los Estados Unidos, la familia, esto es, padres y hermanos, formaban parte del ambiente educacional normal, fundamental y predominante para la mayoría de los hijos. Es casi que imposible contar con estadísticas exactas o porcentajes con relación a cuántos niños de edad escolar dedicaban más de su tiempo en la educación basada en el hogar que en la educación basada en una escuela o colegio. La evidencia sugiere que la gran mayoría fueron educados principalmente en el hogar, y esto incluía instrucciones en lectura, escritura, aritmética, fe, moral y relaciones interpersonales o habilidades sociales. La tutoría, particularmente en la casa del niño, fue también, bastante común en la época colonial (Gordon y Gordon 1990, páginas 245-273).

Los historiadores han encontrado que era bastante probable que los niños de la colonia fueran enseñados a leer en el hogar así como también en la escuela. Como observan dos estudiantes de enseñanza tutorial: “La educación doméstica (a saber, la educación basada en el hogar, homeschooling) era común entre los años 1600 y 1700” (Gordon y Gordon 1990, páginas 245). El historiador Lawrence Cremin, clara y detalladamente explica la centralidad de la familia en la educación colonial: “Los colonos eran herederos de las tradiciones renacentistas enfatizando la centralidad familiar como la principal agencia de la asociación humana y de educación…” (Cremin 1970, pág. 124). Con relación a los pueblos de Nueva Inglaterra, donde la densidad poblacional era tal, que los hogares…

  • “… ofrecían una amplia oportunidad para la interacción social entre los miembros de familias diferentes y para patrocinio común de iglesia y colegios de acceso fácil. Allí, había ideología antes que geografía, lo que estableció la primacía de la familia; los puritanos consideraban la familia como la unidad básica de la iglesia y de los territorios autónomos (commonwealth), y en definitiva, el semillero de la santidad” (Cremin 1970, páginas 135-136).

En otras palabras, creer y comprometerse acerca de la importancia bíblica y papel de la familia los motivaba para sostener una educación basada en el hogar como el centro de la instrucción y educación de los hijos. En esas líneas, otro historiador dio a entender claramente, que la norma en la época colonial, los padres eran, principalmente, los instructores académicos de sus hijos: “De hecho, a mediados del siglo 19, el papel de los colegios se había expandido hasta el punto que muchas de las tareas educativas inicialmente, asignadas a los padres, tales como enseñar a los hijos el alfabeto y cómo leer, se volvió responsabilidad de los colegios” (Vinovskis 1995, páginas 14-15).

Los registros de muchos historiadores dejan claro que además, de leer, escribir, aprender aritmética, comercio y formación profesional, los padres siempre estaban instruyendo a sus hijos en valores, moral, conducta, y todo lo relacionado con la fe. La piedad era una parte integral de ese tejido y trama en la educación de un niño” (Cremin 1970, páginas 129-132). Para ilustrarlo, una forma muy común de enseñar a leer era, usando la Biblia o los catecismos tanto para lectura individual como para la lectura en voz alta, individualmente o al unísono. Además, “… la piedad incorpora civismo…” y “… las virtudes cardinales y su aplicación en los asuntos humanos…” (Cremin 1970, página 131).

Es complicada, y probablemente inútil, la tarea de intentar determinar qué porcentaje de niños en los tiempos coloniales asistía a un colegio, y de esos, el número de días que asistían al año y el número de horas al día. ¿Qué parte de la educación de todos los niños fue dirigida en casa contra la que fue dirigida en el colegio? Por todos los registros, parece que el predominio de la gran mayoría de los niños en esos siete días a la semana y durante el día, se basaba en la educación en casa.

Los años 1800 hasta mediados de los 90

La educación basada en casa continuó siendo común en la mayoría del tiempo en la viva de muchos niños a través del siglo 19. Según una estimación, en 1870, sólo cerca del 65%, entre edades de 5 a 17 años, estuvieron matriculados en escuelas elementales y secundarias (un porcentaje más alto asistió al nivel elemental), y el número promedio de días que el alumno promedio asistió el colegio por año, fue sólo del 78% (Departamento de Educación de los Estados Unidos 2010, páginas 63-64). Existe evidencia que muchos de esos días de colegio duraban sólo unas pocas horas. Es probable que muchos niños permanecieran en casa con otros miembros de sus familias, los otros 287 días por año. Durante el siglo 19, “…. El colegio era una institución voluntaria y casual; la asistencia variaba enormemente de día a día y de estación a estación…” (Tyack 1974, página 16.) Para todos los niños, si asistían o no al colegio, la educación, o el aprendizaje por el libro, era sólo una pequeña parte y con frecuencia una parte casual del total de la educación de un niño debido a que él,

  • “… adquiría sus valores y habilidades de su familia y de vecinos de todas las edades y condiciones. El plan de estudios (currículo) vocacional era el trabajo en la granja o en la tienda del artesano o en la tienda de la esquina; la instrucción cívica y moral provenía mayormente de la iglesia u hogar o de los alrededores del pueblo donde las personas se reunían a chismear o hablar de política. Un niño en crecimiento en tal comunidad, podría ver el trabajo-la familia-la religión-la recreación-el colegio, como un sistema relacionado orgánicamente de relaciones humanas” (Tyack, 1974, página 15).

Como lo arregló Ray (2005, páginas 122-125), la anterior cita de Yack captura excepcionalmente y verazmente lo que la mayoría de padres actuales de educar en casa y defensores, explicarían como la esencia de la educación basada en el hogar liderada por padres (o el homeschooling) (Harris 1988; Klicka 1992). Esto no quiere decir que estos defensores apoyarían la escolarización de niños durante la época descrita, sino sólo que tal “sistema relacionado orgánicamente” es lo que ellos conciben como buena educación.

Después vinieron más inmigrantes, otras características de la vida estadounidense, y el gran impulso de los “colegios comunes”. Horace Mann y muchos otros planificaron usar el colegio común, bajo el control del gobierno, al principio con control del gobierno local, como un instrumento para crear una nueva filosofía pública, “… a ser compartida por los estadounidenses de todo origen y convicción” (Cremin 1961, páginas 10-11). Lo que se convirtió en fervor por el estado, condicionando el pensamiento y conducta de los ciudadanos, tendría un impacto masivo en la educación basada en casa, porque Mann y otros abandonaron la idea de cambiar a la sociedad afectando los adultos y decidiendo ir por los corazones y mentes de los niños: “Los hombres son hechos de hierro, pero los niños son de cera” (Glenn 1988, página 79.) Ellos querían construir, por medio de la enseñanza manejada por el estado, una nueva visión y práctica impulsada por el entendimiento de ellos del buen estadounidense y la sociedad buena. “El objetivo de este sistema controlado por el estado de la educación popular tuvo poco que hacer con los objetivos económicos o igualitarios; era el dar forma a los ciudadanos futuros a un modelo común”, con los niños separados de sus familias y las iglesias, para que los colegios educaran ciudadanos que se ajustaran correctamente para el estado (Glenn 1988, página 76).

A todo lo ancho de la sociedad, se produjo una batalla, con muchos, oponiéndose a tal plan (Ball 1994; Carper y Hunt 2007). La principal preocupación de muchos, “… era con el potencial de una concentración inapropiada, en las manos del estado, de responsabilidad e iniciativa para definir los objetivos de la educación y por lo tanto, del carácter y convicciones de la nueva generación” (Glenn 1988, página 121). Aquellos que defendían el control del estado dominaron finalmente, y las escuelas cristianas y católico romanas, “… eran vistas cada vez más como antiestadounidenses y divisivas” en 1870 (Carper y Hunt, 1007, página 200).

Mediados del siglo 20

Por el año 1970, el homeschooling estaba casi en decadencia; un estimado del 87%, en edades comprendidas entre los 5 y los 17 años estaban inscritos en los colegios públicos, y su promedio de asistencia era de 162 días al año (Departamento de Educación de los Estados Unidos, 2010, páginas 63-64), y casi todos los demás, estaban en colegios privados. Al mismo tiempo, el control de los colegios públicos se movía hacia un fuerte control a nivel estatal. Hacia 1980, el nivel de control federal sobre los colegios públicos se manifestó cada vez más. Patricia Lines, una estudiante del moderno movimiento de homeschooling, estima que hacia finales de los 70, en los Estados Unidos, habían sólo cerca de 13.000 estudiantes educados en casa, cerca del 0.3 % de los niños de edad escolar en ese tiempo. Los padres, cristianos u otros, actuando diariamente, como maestros principales e instructores morales de sus hijos, habían, fundamentalmente, muerto (Lines 1990).

Suelo fértil para un renacimiento de la educación en el hogar

A mediados del siglo, muchos eruditos y una gran parte de la comunidad cristiana estaban convencidos que el humanismo secular se había convertido en una fuerza muy fuerte, por lo menos, dentro de las escuelas públicas manejadas por el estado, que cualquiera de los grandes grupos religiosos. Como observaron dos historiadores estadounidenses: “Sin embargo, a mediados de los 60, una permanente decepción con el desarrollo de la secularización de la educación pública, la profundización de la preocupación de las tendencias de la cultura estadounidense relacionada a las drogas, el sexo, y desorden; una fe evangélica renaciente… hizo estallar el incremento fenomenal en el número de escuelas cristianas de día” (Carper y Hunt, 2007, páginas 201-203).

Por ese tiempo, las cosas empezaron a cambiar en la forma como cambian los paradigmas entre los evangélicos, la conciencia de los cristianos, de la Sola Escritura (es decir, la sola Escritura como la única regla de fe y práctica.) El lógico y teólogo Gordon Clark, en un discurso en 1995, presentó lo siguiente: “La estrategia del humanista es ocupar el tiempo y la atención de los niños, hasta el punto que ellos, no tendrán la oportunidad de escuchar el evangelio. Los colegios públicos, con la asistencia obligatoria serán usados para inculcar el secularismo” (Clark, 2009, página 2.) Unos pocos años más tarde, el teólogo anglicano, Harry Blamires, proclamó lo siguiente: “No existe ya más una mente cristiana” (Blamires, 1963, página 3.) Posteriormente, discutió la desaparición del cristianismo en la educación. En “El carácter mesiánico de la educación en los Estados Unidos”, el teólogo Rousas Rushdoony, enfatizó que toda la educación es, fundamentalmente religiosa. Además, escribió:

  • “La educación controlada por el estado asume cada vez más, que (1) el niño es el niño del estado, o la propiedad del estado, que por lo tanto, puede interferir ampliamente con la autoridad paterna. (2) El “sacerdocio” de educadores del estado están en mejores condiciones para educar al niño y prepararlo para la vida, visto como la vida controlada por el estado. (3) La educación controlada por el estado es sólo “objetiva” y por tanto, cierta, el estado teniendo la imparcialidad y trascendencia de un dios. La educación controlada por el estado es pues, la entrada a la verdadera catolicidad de la religión civil del estado moderno. Es el ideal religioso de la revolución francesa alcanzada” (Rushdoony, 1963, página 323).

Muchos ven a Rushdoony como una inspiración temprana detrás del movimiento del homeschooling (Edgar, 2001.) Otro teólogo, Francis Schaeffer, advirtió a sus hermanos acerca de los colegios públicos: “En los Estados Unidos, el punto de vista materialista y humanista, está siendo enseñado ampliamente en la mayoría de los colegios del estado”, y para dominar a la sociedad, el objetivo especial de los humanistas, es la escuela (Schaeffer, 1982, páginas 11, 113).

Además, los cristianos fueron tomando conciencia de la investigación que describió y explicó el tratamiento negativo, en los colegios públicos, de la perspectiva bíblica y los valores ampliamente sostenidos de los aspectos de los Estados Unidos que respetaron. Por ejemplo, el trabajo integral del investigador Paul Vitz examinó: “… como los valores religiosos y tradicionales son representados en el currículo del colegio público de hoy…” y reportó que, “… la conclusión general de los estudios, es que los libros de texto del colegio público presentan una representación partidista tanto de la religión como de los muchos valores tradicionales”, y que, de muchas formas, la religión es ignorada o tratada como si fuera poco importante en las vidas de los estadounidenses (Vitz, 1985, página 1.) Casi al mismo tiempo, las audiencias públicas sostenidas por el gobierno, revelaron que,

  • “… los padres, los profesores de escuelas públicas, y ciudadanos interesados explicaron con lujos de detalles, sus relatos como testigos del abuso sicológico de los niños en los colegios públicos. Ellos relataron cómo los cursos en los salones de clase, confundían a los estudiantes acerca de la vida, de las normas de conducta, acerca de las escogencias morales, acerca de las lealtades religiosas, y acerca de relaciones con los padres y colegas… Estas audiencias explican cómo los colegios han aislado a los hijos de sus padres, de la moralidad tradicional como los diez mandamientos y de nuestra herencia estadounidense” (Schlafly, 1984, páginas 11-12).

Muchos cristianos estaban examinando cuidadosamente la norma en la vida estadounidense, enviando hijos lejos de casa todo el día para ser enseñados por adultos que siempre fueron vistos como extraños en un lugar llamado colegio público.

Renacimiento enfocado en la educación basada en el hogar

Algo de tiempo después de la expansión rápida de los colegios cristianos de hoy día, más conversaciones surgieron sobre educar a los niños en lugares que no sean colegios institucionales. Por ejemplo, Paul Lindstrom y “Christian Liberty Academy Satellite Schools” (CLASS), en 1967, empezaron a promover la enseñanza de los padres a sus hijos, usando materiales de CLASS, y la organización continúa sirviendo a los padres que practican homeschooling hoy (CLASS, 2008). Un número creciente de escritores populares estuvieron también sopesando el estado de la educación pública y lo que los cristianos tenían qué hacer. Por ejemplo, un crítico advirtió: “Los profesores de colegios públicos… se han convertido en militantes politizados y son ahora, los más activos y poderosos defensores de las agendas políticas y sociales de la izquierda radical”, y el “… la cosmovisión humanista domina ahora la educación pública en los Estados Unidos tan completamente, que el único escape es el colegio privado o el colegio en casa” (Blumenfeld, 1984, páginas x, 261).

Gregg Harris, una figura importante en el naciente movimiento de enseñanza en el hogar, empezó enseñando, por medio de talleres, sobre educación en el hogar en los Estados Unidos en 1981, y publicó el libro, “The Christian Home School”, en 1988. En 1982, James Dobson, dos veces entrevistado por expertos en educación –quien promovió alternativas a la educación convencional, basadas en la familia– en su ampliamente escuchado programa Enfoque en la Familia, llamando estos programas, la atención de muchos padres en la comunidad cristiana. Además, el autor ha conocido un número de cristianos alrededor de los Estados Unidos, que afirman que enseñaron a sus hijos o que decidieron enseñarles en casa, durante 1970 y 1980, antes de que hubieran escuchado del homeschooling. Muchos cristianos piensan que Dios está trabajando en forma sobrenatural en los corazones y mentes de los creyentes, motivándoles a participar en la educación basada en el hogar para el avance del reino de Dios.

El movimiento homeschooling estalló en los Estados Unidos durante 1980 y 1990. Hoy día, está compuesto por cerca de 2,2 millones de niños en los niveles de grado de Kínder a 12 (Ray, 2015).

Escolaridad y educación

Con el tiempo, parece que escolaridad y educación se han fusionado cada vez más en su significado. De un lado, lo que significa la misma cosa no nos ayuda en saber cómo usarlas. De otro lado, la fusión de significados confirma la idea de que toda escolaridad, involucra educación.

El colegio es, típicamente un lugar de reunión u organización fuera del hogar, donde los profesores instruyen, enseñan o entrenan –ya sea a niños y jóvenes– en conocimientos específicos o habilidades como el leer, el lenguaje, las matemáticas, y las artes, y supuestamente por muchas personas, y sólo de formas secundarias, filosofía, y moral. La educación es por lo tanto, lo que ocurre o se relaciona con un colegio.

Educación, generalmente significa la crianza e instrucción de los niños y jóvenes para iluminar su entendimiento, inculcar su filosófica, desarrollar su moral, formar sus modales, corregir sus temperamentos, darles conocimiento y entrenar sus habilidad como en el leer, el lenguaje, las matemáticas, y las artes, y que se adapten para ser útiles a sus familias, asociaciones y comunidades. La educación comprende toda la serie de instrucciones y disciplina que está destinada a llevar a cabo lo antes mencionado.

Gran parte de la opinión pública tiende a pensar que los colegios institucionales, especialmente los públicos, manejados por el estado, son sólo colegios de niños, pero en realidad, estos también los educan, siempre y en todo momento. Estos es, filósofos, sociólogos, e historiadores de la educación y planificadores de la educación, reconocen que toda la escolaridad es educación. Toda la educación es la enseñanza, entrenamiento y adoctrinamiento –para infundir con opiniones particulares, puntos de vista, principios– de niños y jóvenes. La impresión que muchos padres y el público tienen, y que muchos profesores de colegios públicos y defensores actuales, es que el colegio es principalmente o sólo es, acerca de instruir a los estudiantes en conocimiento y habilidades. Muchas personas piensan que los colegios públicos no enseñan a los niños de forma de valores sectarios y creencias, cosmovisiones, y cómo juzgar o evaluar las cosas de acuerdo a las presuposiciones filosóficas. Es decir, muchos en el público, creen que los colegios públicos son “neutrales” en temas de valores y de cosmovisión. Este tema explica mucho de la expansión del homeschooling al final del siglo 20 e inicios del siglo 21, en los Estados Unidos.

Una razón por la que muchos padres prefieren el término, educación basada en la casa más que el de homeschooling, es que reconocen que todas las formas de educación involucra a todos los estudiantes, siempre, en educación. Estos es, todos los estudiantes de colegios públicos, colegios privados, y los de educación en casa, están siendo desarrollados con respecto a sus conocimientos y habilidad, y mentalmente, moralmente y estéticamente, por vía de instrucción por sus profesores principales; es decir, los padres en el homeschooling, y otros como colegas y adultos fuera de la familia.

Los educadores en casa, tienen como propósito intencional, educar a sus niños y reconocer fácilmente que ellos, lo están haciendo. Por lo tanto, la educación ocurre en todos los entornos de la escolaridad, ya sea colegio público, colegio privado o escuela en el hogar. El reconocimiento de la función educacional de todas las formas de educación, es en el centro del movimiento moderno de la escuela en el hogar, y su base inseparable en la fe.

En conclusión, homeschooling es una realidad y es reconocida por aquellos en la comunidad que educa en el hogar como una forma extensa de educación. Homeschooling es liderada por los padres, se hace en el hogar, es privada, no está financiada por los impuestos (en general; en los Estados Unidos no está financiada con los impuestos; ver nota),1 disponible al público en que no está legalmente prohibida en muchas (si no en la mayoría) de las naciones, y se está volviendo popular.

Referencias
  • Ball, William Bentley. Mere creatures of the state?: Education, religion, and the courts, a view from the courtroom. Notre Dame, IN: Crisis Books, 1994.
  • Blamires, Harry. (1963). The Christian mind: How should a Christian think? Ann Arbor: Servant Books, 3-4.
  • Blumenfeld, Samuel L. N.E.A.: Trojan horse in American education. Boise, ID: The Paradigm Company, 1984.
  • Carper, James C., and Thomas C. Hunt. The dissenting tradition in American education. New York, NY: Peter Lang Publishing, Inc., 2007.
  • Christian Liberty Academy Satellite Schools. What Is CLASS? Retrieved 2/54/2008 from http://www.homeschools.org/whatIsCLASS/index.html, 2008.
  • Clark, Gordon H. “The Reformed Faith and the Westminster Confession.” The Trinity Review (May-June 2009): 1-6.
  • Cremin, Lawrence A. American education: The colonial experience, 1607-1783. New York, NY: Harper & Row, Publishers, 1970.
  • Cremin, Lawrence A. The transformation of the school: Progressivism in American education, 1876-1957. New York, NY: Vintage Books, a division of Random House, 1961.
  • Edgar, William. “The passing of R. J. Rushdoony.”  First Things (August/September 2001): 24-25.
  • Glenn, Charles L. The myth of the common school. Amherst, MA: University of Massachusetts, 1988.
  • Gordon, Edward E., and Elaine H. Gordon. Centuries of tutoring: A history of alternative education in America and Western Europe. Lanham, MD: University Press of America, 1990.
  • Harris, Gregg. The Christian home school. Brentwood, TN: Wolgemuth and Hyatt, Publishers, Inc., 1988.
  • Klicka, Christopher J. The right choice: The incredible failure of public education and the rising hope of home schooling. Gresham, OR: Noble Publishing Associates, 1992.
  • Lines, Patricia M. Estimating the home schooled population (working paper OR 91-537). Washington DC: Office of Educational Research and Improvement, U.S. Department of Education, October 1991.
  • Ray, Brian D. (2015, January 6). Facts on homeschooling. Retrieved March 13, 2015 http://www.nheri.org/research/research-facts-on-homeschooling.html.
  • Ray, Brian D. Worldwide guide to homeschooling. Nashville, TN: Broadman & Holman, 2005.
  • Rushdoony, Rousas J. The messianic character of American education. Nutley, NJ: Craig Press, 1963.
  • Schaeffer, Francis A. A Christian manifesto. rev. ed. Westchester, IL: Crossway Books, 1982.
  • Schlafly, Phyllis, ed. Child abuse in the classroom. Alton, IL: Pere Marquette Press, 1984.
  • Tyack, David B. The One Best System: A history of American urban education. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1974.
  • United States Department of Education. Digest of education statistics, 2009. Washington, DC: National Center for Education Statistics, 2010.
  • Vinoskis, Maris A. (1995). Education, society, and economic opportunity: A historical perspective on persistent issues. Chelsea, MI: BookCrafters Inc., pages 14-15.
  • Vitz, Paul C. Religion and traditional values in public school textbooks: An empirical study. Washington, DC: National Institute of Education, 1985.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

El mito del “tiempo para mí”

4e7a5dede60293780b0c25f1a9827800_XL

Por Amy Roberts

Traducido por: Karime Gallegos en Homeschooling México.

Escuché una vez al anfitrión de un “talk show” decir un argumento muy convincente del porqué las mamás necesitan tomar tiempo para sí mismas. Él decía que las madres dan y dan al punto de vaciarse. Entonces deben “re-cargarse” para poder seguir dando. A mí me pareció bastante razonable. Sin embargo comencé a cuestionarme ¿porqué en mi búsqueda de tener este “tiempo para mí” siempre terminaba sintiendo como que nunca era suficiente y siempre necesitaba más?

Mientras estaba en mi “tiempo libre” definitivamente me sentía renovada, pero en el momento en que llegaba a casa y me daba cuenta de que el fregadero aún seguía lleno de trastes sucios y que además todavía tenía que bañar a los niños antes de poder decir que el día había terminado, sentía ganas de dar media vuelta y volverme a salir.

Esto me dejaba sintiendo lástima de mi misma y lamentándome. ¿Por qué no podía  tener una noche en que no tuviera que hacer las mismas cosas que hago TODAS las noches? ¿Por qué no podía llegar a una casa impecable y sin problemas en donde los trastes estuvieran limpios y los niños estuvieran ya durmiendo? ¿Por qué tenía que regresar a mis deberes tan pronto? Para castigar a aquellos quienes me hacían la vida difícil, lavaba los trastes con brusquedad mientras se golpeaban unos con otros haciendo ruido, entonces respondía a todos de manera cortante y los apuraba para poder acostar a los niños y entonces escapar a mi cuarto de costura o a la computadora por el tiempo que restaba de mi día.

A la mañana siguiente, sintiéndome insatisfecha con la cantidad de “tiempo para mí” que había tenido la tarde anterior, me servía mi café, me sentaba en la computadora e ignoraba completamente mis deberes diarios. Me irritaba con los niños porque sus “numeritos” estaban invadiendo MI tiempo. Estaba estresada, impaciente y desesperada. Mis hijos me decían: ¡mamá! Y yo respondía…”…no se encuentra en este momento”.

Entonces comencé a quedarme despierta hasta tarde para poder así tener un poco más de tiempo a solas. Tenía pavor de irme a dormir, porque eso significaba que al día siguiente despertaría sólo para atender a las necesidades de los niños y el desastre de una casa.

Comencé a sentirme cada vez más molesta por ver que mi esposo podía salir de su trabajo mientras que el mío nunca terminaba, además él tenía comidas y viajes de negocios ¡yo no! Para compensar lo que yo consideraba una INJUSTICIA, decidí no hacer nada durante los fines de semana: nada de lavar ropa, trastes, nada de ser mamá. Pronto mis fines de semana se convirtieron en una acumulación de trabajo para el resto de la semana. Todo esto solo sirvió para abrumarme cada vez más y alimentar mi deseo de escapar.

En un momento de claridad, de esos que solo el Señor puede darnos, vi lo que mi comportamiento estaba siendo verdaderamente: egoísmo. Junto con esta revelación vino también la convicción de dejar de buscar “tiempo para mí”.

El “tiempo para mí” es un mito. Es una mentira de la psicología, un “estado ideal” inalcanzable y lleno de interrupciones. El “tiempo para mí”, por propia definición, sugiere que esa persona quien soy durante mi rutina diaria no es en realidad la persona que soy.  Nos incita a buscar satisfacción fuera de los títulos de “esposa” y “madre”. Acusa a nuestros preciosos pequeños y al esposo que Dios nos ha dado de anularnos. Reduce la maternidad a una enfermedad en la que esas pequeñas caritas sucias y la monotonía de la rutina diaria lentamente nos succionan la vida. Nos dice que nunca podremos sentirnos renovadas mientras estemos en la presencia de aquellos a quienes cuidamos durante el día y la noche. Señala un hueco en nuestro mundo que necesita ser llenado, un tanque que debe ser recargado con gasolina, un monstruo que nos tragará si no lo alimentamos con algo de “tiempo para mí”.

Entre más lugar damos a este pensamiento de que merecemos este tiempo para nosotras, más lo buscamos. Entre más lo buscamos, más breve nos parece cada vez que lo tenemos.  La vida diaria de ser madre se convertirá en un trabajo de servicio doméstico, donde nosotras somos las empleadas. Huiremos de cada aspecto de este papel. Nos cerraremos a nuestros hijos cada vez que ellos intenten invadir nuestro valioso tiempo a solas. El no tener este tiempo arruinará nuestro día, y si logramos tener algo de él, ¡solo estaremos deseando volver a tenerlo!

Sin embargo, en cualquier mentira, hay una cierta cantidad de verdad escondida.  Yo tenía la necesidad de ser llenada, pero presta atención: solo Dios puede llenarnos y darnos lo que verdaderamente necesitamos.

21 Esto recapacitaré en mi corazón, por lo tanto esperaré.
22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias.
23 Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.
24 Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré.
25 Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca.

Lamentaciones 3:24-25

Dejé de ver mi vida como si ser madre y esposa fuera un trabajo que termina al llegar la tarde y “cerrar el negocio”.  Dejé de quejarme y comencé a vivir. Ahora busco formas para poder hacer de mis tareas diarias algo que disfruto, haciéndolas con gozo, como para el Señor.

 23 Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres;

Colosenses 3:23

 Estoy deleitándome en la belleza de mis hijos, tomándome el tiempo para verlos a los ojos, tomar sus manos y ser su mamá. Ahora estoy escuchando más y hablando menos. Estoy trabajando en supervisarme a mí misma para detectar cada vez que comienzo a sentirme desalentada o sobresaturada, buscando a Dios inmediatamente para renovarme y guardarme de pecar. Estoy encontrando contentamiento en servir a otros. Estoy comenzando a disfrutar el tiempo que paso con mis hijos simplemente siendo su mamá.

El tiempo que pasamos lejos de nuestra familia debe ser usado buscándole a Él, meditando en su palabra. Cualquier otra cosa que intentemos usar para llenar ese vacío será miserablemente pequeño.

13 Con Dios está la sabiduría y el poder;
Suyo es el consejo y la inteligencia.

Job 12:13

13 Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.

Isaías 41:13

8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.

Josué 1:8

Asimismo, la compañía que busquemos durante este tiempo deberá ser de personas quienes nos ayuden a fortalecernos y ser edificadas en nuestro papel como esposa y madre, no para debilitar la base de nuestro hogar. A través del consejo de quienes nos alientan a buscar nuestra propia satisfacción, solo lograremos llenarnos de resentimiento.

Siempre habrá días en que tendremos la oportunidad de hacer cosas a solas o con otras mujeres, pero si tenemos contentamiento en el papel que Dios nos ha dado, entonces ya no nos aferraremos a esos momentos como la única forma de mantener nuestra salud mental. Nuestra necesidad de “tiempo para mí” se irá desvaneciendo al ir viendo la maternidad como una bendición de la que no desearemos escapar, sino abrazar con gozo.

12 Enséñanos de tal modo a contar nuestros días,
Que traigamos al corazón sabiduría.

Salmos 90:12

Amy Roberts y su esposo Ty educan a sus hijos en el hogar  y son padres de 6 niños. En febrero del 2008 su pequeña bebé Emily falleció a la edad de 7 meses, haciendo palpable la verdad de que el tiempo con nuestros hijos es demasiado corto para desperdiciarlo buscando nuestro tiempo a solas.

 

Pueden visitar el blog de Amy en http://raising-arrows.blogspot.com/

“PADRES, LES PRESENTO A SU ADOLESCENTE” 

CHARLA “PADRES, LES PRESENTO A SU ADOLESCENTE”
Pastor Antonio Orjuela. Iglesia Cristiana Gracia y Amor

 

familia-adolescente

Nro. 1 – Nuestra responsabilidad con nuestros adolescentes trasciende hasta la eternidad.
Nro. 2 – Instrumentos en la mano de Dios para la vida de nuestros adolescentes.
Nro. 3 – La resistencia a la sabiduría y a la corrección.

¿Existe algún Colegio Virtual legalizado en Colombia y con Orientación Cristiana?

Continuamente recibimos preguntas de familias homeschool quienes nos piden alguna recomendación de algún colegio virtual en Colombia.

Para responder esta pregunta de manera objetiva, realizamos una investigación donde evaluamos algunas características que son importantes tener en cuenta, en varios colegios virtuales de nuestro post de colegios virtuales . Estas características son:

  1. Aprobación de la Secretaría de Educación Departamental
  2. Modelo pedagógico moderno
  3. Modelo de evaluación flexible
  4. Uso de Tics con una plataforma de última tecnología
  5. Orientación Cristiana desde el PEI

En conclusión, después de evaluar todas las opciones de colegios virtuales,  llegamos a la conclusión de que el único colegio que cumple con todos estos requisitos es el COLEGIO VIRTUAL MODERNO.

  • Ubicado en Girardot y cuenta con la licencia de funcionamiento de la Secretaría de Cundinamarca
  • Modelo pedagógico desde el constructivismo, donde el estudiante construye el conocimiento de manera activa.
  • Plataforma dinámica con la ultima tecnología de moodle , la cual contiene una secuencia didáctica pedagógica que lleva al estudiante a construir el conocimiento de forma integral.
  • Así mismo, el sistema de evaluación es objetiva y flexible, el sistema califica de manera automática.
  • La plataforma permite al estudiante participar en foros y contiene actividades interactivas scott.
  • El Colegio tiene orientación cristiana, por lo cual se da una materia llamada: Educación en la Fe.

*PARA RECIBIR MÁS INFORMACIÓN SOBRE ESTE COLEGIO PONTE EN CONTACTO  AQUI

REFLEXIÓN SOBRE LOS COLEGIOS VIRTUALES:

La educación virtual es una buena opción, siempre y cuando se tenga en cuenta los siguientes factores:

  • Estilos de aprendizaje de los niños y los padres. No todas las familias funcionan con este método de estudio, por el nivel de rigurosidad académica.
  •  Filosofía de homeschool familiar. El modelo de educación virtual funciona para las familias que le dan mucha importancia a la estructura académica en casa.
  • Si lo único que te interesa de la educación virtual es la posibilidad de certificar estudios, existen otras opciones más flexibles y legales, en este post aclaramos esta inquietud: ¿Existe algún modelo de Educación Flexible certificado para Homeschool?
  • Si tu hijo está estudiando en un colegio y lo quieres desescolarizar para hacer homeschool en educación “básica primaria” (1° a 5°) y “básica secundaria” (6° a 9°), te recomendamos escoger la opción de educación flexible, pero si lo quieres desescolarizar en bachillerato “media académica” (10° y 11°) te recomendamos el colegio virtual.
  • Tener en cuenta que la educación de los colegios virtuales debe ser con los contenidos del ministerio de educación, por lo tanto no puede ser 100% cristocéntrica o bíblica. Esta integración bíblica curricular deben procurar hacerla los padres de familia en casa.

Si necesitas más información o asesoría sobre a opción más adecuada para tu familia, escribe al correo: homejesuschool@gmail.com

Esperamos que esta información sea de utilidad . Bendiciones!

¿Existe algún modelo de Educación Flexible certificada para Homeschool?

Continuamente recibimos preguntas de familias que quieren hacer un homeschool certificado y legal, pero no quieren sacrificar la libertad y flexibilidad en la educación en casa. Igualmente, inquietudes de familias que desean desescolarizar a sus hijos para comenzar homeschool pero no quieren salir del sistema educativo certificado.

La educación en casa rompe el paradigma de la educación tradicional, lo que conlleva a que las familias sientan gran incertidumbre y temor :

1.En el desarrollo e implementación de la educación fuera del colegio,

2.En la legalidad y la normatización,

3.En cómo lograr una educación organizada y certificada,

4.En cómo enseñar los contenidos académicos que un padre homeschool no maneja.

Por eso la familia homeschool necesita: ORDEN, AUTONOMÍA Y LIBERTAD para:

  • Educar en casa aplicando su filosofía de vida, y cosmovisión basada en principios éticos, morales y bíblicos.
  • Educar en casa implementando metodologías flexibles y significativas, según los estilos de aprendizaje de nuestros hijos,
  • Educar en casa de una forma organizada y certificada ante el Ministerio de Educación Nacional.

En el 2017 un grupo de familias homeschool de la comunidad homeJESUSchool se unieron para crear una vía legal para certificar los estudios de sus hijos y de toda la comunidad, atendiendo a las necesidades antes expuestas.

Esta opción es la ACADEMIA HOMESCHOOL, la cual ofrece un modelo de educación flexible y certificada, a través de:

  1. Acompañamiento a la familia a través de una plataforma tecnológica que contiene los  contenidos académicos, recursos virtuales de apoyo, el sistema de evaluación flexible, tienda virtual, etc.
  2.  Capacitación a los padres, en Estilos de Aprendizaje, Inteligencias Múltiples, currículos cristocéntricos y currículo ecléctico.
  3. Certificación a la formación de los niños, a través de una red de “Colegios Amigos” registrados ante el Ministerio de Educación Nacional, con orientación cristiana desde el PEI, quienes nos brindan un respaldo al proceso educativo desde casa.

¿Cual es el sustento legal del proceso de certificación de Academia Homeschool ?

Las familias homeschool nos respaldamos en la Constitución Politica de Colombia, articulo 27 y 68 .  Sin embargo estas leyes no nos brindan cobertura total pues la educación en casa en Colombia NO está reglamentada.

Por este motivo, las familias homeschool estamos fuera de la Ley General de Educación (Ley 115), la cual dice:

ARTICULO 7o. La familia. A la familia como núcleo fundamental de la sociedad y primer responsable de la educación de los hijos, hasta la mayoría de edad o hasta que ocurra cualquier otra clase o forma de emancipación, le corresponde:

  1. Matricular a sus hijos en instituciones educativas que respondan a sus expectativas, para que reciban una educación conforme a los fines y objetivos establecidos en la Constitución, la ley y el proyecto educativo constitucional.
  2. Participar en la asociaciones de padres de familia:
  3. Informarse sobre el rendimiento académico y el comportamiento de sus hijos, y sobre la marcha de la institución educativa, y en ambos casos, participar en la acciones de mejoramiento.
  4. Buscar y recibir orientación sobre la educación de los hijos;
  5. Participar en le Consejo Directivo, asociaciones o comités para velar por la adecuada prestación del servicio educativo;Contribuir solidariamente con la institución educativa para la formación de sus hijos, y
  6. Educar a sus hijos y proporcionarles en el hogar el ambiente adecuado para el desarrollo integral.

En el Programa de Certificación de la Academia Homeschool, las familias tienen cobertura de la Ley 115 , ya que sus hijos estarán matriculados en una institución educativa de Colombia, sin sacrificarla la filosofía y cosmovisión de la educación en casa.

CONCLUSION

¿Qué NO es la Academia Homeschoool?

1.UN COLEGIO VIRTUAL: No obligamos a usar un currículo establecido, no hay tareas, no hay horarios establecidos de estudio en casa. Se estandarizan los contenidos curriculares pero no los métodos educativos. La evaluación es flexible, validando tanto el resultado final de un examen, como el proceso educativo.

2.UN CURRICULO: No proveemos actividades rígidas establecidas para cada materia, sino que damos la libertad que cada familia escoja y/o diseñe un currículo acorde a sus necesidades y estilos de aprendizaje de la familia, incluyendo la integración bíblica en cada materia.

3.NO VENDEMOS CERTIFICADOS. Los padres deben demostrar un proceso educativo en casa, con autonomía y responsabilidad, siguiendo los lineamientos curriculares de nuestro gobierno de Colombia. El proceso evaluativo es integrador: participa tanto la institución educativa como los padres.

¿Qué SI es la Academia Homeschoool?

UNA ACADEMIA DE APOYO AL HOMESCHOOL

  • Que capacita a los padres para que puedan ejercer la educación en casa con seguridad, orden y flexibilidad.
  • Que da libertad y autonomía para escoger los programas, currículos y metodologías de enseñanza.
  • Que respeta los ritmos y estilos de aprendizaje de cada niño.
  • Que brinda apoyo académico, seguimiento al aprendizaje, evaluación flexible, en alianza con Colegios registrados ante el MEN,
  • Que brinda certificación de los procesos de aprendizaje liderados en casa.

Para conocer más detalles sobre el proceso de certificación y costos, escribir a: info@academiahomeschool.com o ver la página: http://www.academiahomeschool.com/