Propósito y aplicación del Homeschooling Cristocéntrico

3-juan-1-4

Por: Melissa Uribe.

EL HOMESCHOOLING O EDUCACIÓN ES CASA es una alternativa de aprendizaje NO ESCOLARIZADA que se caracteriza por:

-El contexto cultural educativo del niño se da principalmente entre los miembros de su familia, y otras comunidades no permanentes.

-El espacio físico de aprendizaje se da en el escenario de la vida cotidiana (hogar, parques, museos, entre amigos, el barrio, comunidades, academias, escuelas culturales, etc.).

-El entorno y recursos pedagógicos no dependen de infraestructuras estáticas  por lo que el aula desaparece y la metodología queda en potestad de la visión educativa de los padres.

ENTONCES, ¿QUE ES EL HOMESCHOOLING CRISTOCÉNTRICO?

Todo lo anterior pero se diferencia en el PROPÓSITO Y FUNDAMENTO 

  • El HSC es un llamado de Dios. Los padres lo asumimos como un ministerio en el hogar
  • Nuestro propósito principal es discipular e instruir a nuestros hijos en los caminos del Señor.
  • Nos disponemos a que Dios rompa paradigmas de la mente y trasforme nuestra manera de pensar en cuanto a la educación de los hijos.
  • Nos disponemos a hacer una “escuela intensiva de carácter cristiano” , donde el Señor transforma nuestra manera de actuar y de aplicar los principios, para poder ser ejemplo ante nuestros hijos, para Su Gloria.
  • Nuestro objetivo principal no es el  fruto terrenal (hijos exitosos, famosos, “para mostrar”) .
  • El fruto terrenal lo recibimos como una “añadidura”. Deseamos que el Señor use a nuestros hijos según Sus propósitos y para Su gloria.

La educación en el hogar es un proceso individual , Dios va dirigiendo a cada familia según sus planes y propósitos con nuestros hijos. Por tanto cada familia debe escoger bajo la guía de Dios, entre las diversas formas de educar en casa: enfoques  naturales, estructurados, curriculares, certificados o no certificados. Lo importante es buscar un equilibrio y que, independiente de la forma, la familia coloque a Cristo como el centro de su enseñanza en el hogar .

El Homeschooling Cristocéntrico es mucho MÁS que usar un currículo Cristiano:

HSC no es:

  • Educación centrada en el NIÑO, ni en el TEMA (contenidos), ni en el MAESTRO, ni en los PRINCIPIOS MORALES,  debe estar centrada en CRISTO Y SU PALABRA.
  •  Comprar un currículo cristiano por que tiene versículos para memorizar, pero en la vida diaria los padres no están comprometidos con dar fruto en la vida cristiana y ser verdadero ejemplo para sus hijos.
  • Comprar un currículo cristiano y contratar a un tutor que lo aplique, mientras el padre/madre siguen trabajando, con su corazón fuera del hogar, y no se suben en “la barca” de la educación de sus hijos (compromiso).

HSC si es:

  • Usar un currículo o programa cristiano , pero los padres están comprometidos  en enseñar y aplicar los principios bíblicos , y ser testimonio en la vida diaria.
  • Usar un currículo o programa secular , pero los padres están comprometidos en centrar la enseñanza en Cristo, y en aplicar los principios bíblicos y ser testimonio en la vida diaria.

EL HOMESCHOOLING CRISTOCÉNTRICO ES VIVIR UNA VIDA CENTRADA EN CRISTO, QUE NOS CAPACITA PARA DAR UNA ENSEÑANZA CRISTO-CÉNTRICA 

¿Qué es una enseñanza Cristo-céntrica?

  1. Es colocar al Señor Jesucristo en el centro de toda nuestra enseñanza.

Porque Él es el autor de nuestra redención y la de nuestros hijos (Hebreos 12:2)

hebreos-12-2

Porque por Él todas las cosas existen y por Él todas fueron hechas. (Colosenses 1:16).

777eac93f3aae6d78c4fa47a455b95f8

Porque a Cristo lo podemos encontrar por toda La Biblia. Él se encuentra desde Génesis 1:1 hasta el último versículo del Apocalipsis.

0208-JOH001004SPARV908000480-000

2. La enseñanza Cristo – céntrica es pastorear a nuestros hijos con y hacia el evangelio. A través de sus conductas incorrectas dejar en evidencia el corazón pecaminoso y la incapacidad de lograr cumplir estándar moral de Dios por su propia cuenta, lo cual lo  lleva a la cruz de Cristo y a recibir el regalo de la Salvación.

55af63355a59910dcc34f26a3bed44a3

3. Para dar una enseñanza Cristo-céntrica, debemos ser MAESTROS IDENTIFICADOS CON CRISTO

695dc74c38335d45d63f7186f3b84f42

  • El padre/maestro Cristo-céntrico da un paso de FE y obediencia a Cristo y Su Palabra.

Con Cristo estoy juntamente crucificadoAsí como Cristo fué crucificado por obediencia a Dios, nosotros como hijos de Dios estamos crucificados con respecto a este mundo, sus prácticas y  filosofías.  Esto involucra muerte, a nuestros deseos, a nuestros intereses, sueños, y metas  personales, en pos de que se haga la voluntad de Dios en nosotros. La educación en casa es un paso de obediencia y muerte a una vida guiada por los principios de este mundo, a una vida guiada por los principios eternos de Dios y Su Palabra.

y ya no vivo yo, sino vive Cristo en  mi” significa que lo que nosotros no podemos hacer, en el poder del Espíritu Santo si podemos. Así no nos sintamos capacitados, así no sintamos alegría de escoger este camino, así sintamos angustia por todo lo que tenemos que sacrificar.  ¡Esta es la oportunidad para que Dios se glorifique en nosotros!

¿Porque experimentamos frustración en nuestro homeschool? Porque intentamos hacer todo en nuestras propias  fuerzas, en vez de dejar que el poderoso Espíritu de Dios obre en nosotros, manifestando la vida del Hijo de Dios en nosotros por la fe. Así podremos mostrara nuestros hijos el fruto de un padre-maestro que es testimonio de la obra regeneradora y transformadora de la Palabra de Dios, que revela el carácter de Cristo.

  • El padre/maestro Cristo-céntrico camina con FE en Cristo en en Su llamado

y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios” El maestro Cristo-céntrico se basa basa en las inmutables verdades de la Palabra de Dios y no en sentimientos volátiles y cambiantes. Los problemas, las crisis, las limitaciones, las dudas y temores,  las vivimos en la Fe en el Hijo de Dios, vivimos con esperanza en el cumplimiento de Sus promesas, no es por lo que nosotros hayamos hecho o dejado de hacer, lo que va a producir un fruto en nuestros hijos. Es por la Fe en lo que Cristo hizo y hará en nosotros y nuestros hijos.

  • El  padre/maestro Cristo-céntrico camina con GOZO Y GRATITUD

el cual me amo y se entregó a si mismo por mi

Ante tal muestra de amor solo hay una respuesta posible: amarle, servirle, obedecerle y nunca rendirnos aunque pequemos, aunque nos debilitemos, aunque nos cansemos, debemos levantarnos de nuevo para responder a aquel gran amor.

Debes esforzarte, debes levantarte, debes amar al que te ama con tanta intensidad, al que derramo su sangre por ti, al que intercede por ti, al que vendrá por ti al final de los tiempos!

El conocimiento por si solo envanece pero el amor edifica nos dice la Palabra del Señor.

Por lo tanto, SIGAMOS ADELANTE! creciendo y edificandonos como familia en este camino maravilloso de la EDUCACIÓN EN EL HOGAR DE LA MANO DE DIOS Y CON LA GUÍA DE SU PALABRA!

fba40e22e8d5c9adf36692f94ee301bc

 

Anuncios

¿Es bíblica la enseñanza en casa?

familia

Por, Dr. Brian D. Ray. 

Traducido por: MIAPIC

Para este artículo, un título aunque, más inadecuado pero académico sería: “Discipulado, educación y escolarización de los hijos: Una perspectiva bíblica”. Aunque me gusta, en estos momentos no estoy escribiendo para una revista o semanario filosófico. Además, los cristianos deben ser escriturales; esto significa que deben ser filósofos porque deben amar la sabiduría.

Palabra de Dios, no experiencia humana

¿De dónde deben obtener los cristianos sabiduría? De la Palabra de Dios. Muy pocos, pero realmente, muy pocos de los cristianos con los que he hablado sobre el inicio en la educación, o de viajes, termina con la Palabra de Dios cuando se trata de la educación de los hijos; pero esto, también incluye a líderes cristianos, a padres, a profesores de educación en colegios cristianos, y a profesores certificados. Pero es a la Biblia donde debemos ir para cada tema.

Como si “esto” fuera sencillo de hacer. ¿Y qué es “esto”? ¿Qué hay acerca de mirar en la Palabra de Dios un tema particular como si “esto”fuera la primera vez? ¿Como si una persona no hubiera sido predispuesta al crecer con su familia, con sus iglesias locales, con sus maestros favoritos de la Biblia, sus amigos en el pasado y en el presente, sus experiencias en la escuela primaria y secundaria, la TV y todo lo que los expertos dicen? No es fácil, pero es imperativo que cada cristiano considere mirar en la Palabra de Dios el tema del discipulado de los hijos. Si no, un aspecto central de lo que significa vivir una vida cristiana será ignorado y parte del mejor plan de Dios se perderá.

Contexto histórico

Muchos cristianos tratan de ponerse de acuerdo con la formación que se les da a los niños y jóvenes en las escuelas o colegios públicos manejados por el estado (estatales), esto es, cerca del 86% de todos los niños en los Estados Unidos. En la mayoría de las otras naciones el porcentaje de niños en escuelas del estado/públicas es tambien muy alto. Algunos cristianos ya han enviado a sus hijos a escuelas públicas para que se les enseñe allí; algunos están considerando hacerlo, y algunos otros tienen nietos en estas escuelas; otros, como líderes en la iglesia están tratando de determinar qué consejo darle a los padres acerca de la educación de sus hijos.

Mientras escribo estas líneas, recuerdo que hace varios años, vi un artículo de un líder cristiano muy bien conocido a nivel nacional sobre este tema. Lo leí con cuidado y pensé bastante acerca de lo que él había escrito. Era claro que había luchado por años con el concepto acerca de quién debería enseñar, entrenar y adoctrinar a los niños; es decir, educarlos, y lo expresaba a miles de personas relacionadas a su esfera de influencia. Tuve que concluir que su consejo era rebuscado y extenso, con problemas históricos, lógicos, bíblicos y filosóficos.

No deseo identificar a ese líder, pero sí deseo proporcionarle algo de lo que le escribí a él en una carta.

Primero: Desde el principio, una de las principales razones de la creación y existencia de “escuelas comunes”, en los Estados Unidos, es decir, lo que ahora llamamos escuelas o colegios públicos, estaban bajo el control de un grupo de personas o la visión de un grupo sobre otro grupo de personas. Por ejemplo, el historiador de educación, Dr. Charles Glenn, escribió: “Tanto en los Estados Unidos como en Francia y en los Países Bajos, la misión de la escuela común fue ampliamente definida en gran medida en términos de la creación de convicciones y lealtades, de dar forma a una mente común o alma para la nación” (pág. 261).1

Segundo: Muchos cristianos piensan que nunca ha habido tanta controversia acerca del sistema de escuelas públicas en los Estados Unidos, como la que existe ahora. Pero si el nivel de controversia del “sistema” se encuentra ahora en 8 (sobre una escala de 10 puntos), y que nunca ha pasado de 7 antes de esta década, esto lo definimos como la falacia del arenque rojo (Nota del Traductor: La falacia del arenque rojo involucra incluir una información irrelevante para la discusión en aras de distraer la atención.) Una rápida, pero seria lectura de la historia de la educación en los Estados Unidos, muestra que muchas veces se presentado una fuerte controversia con relación a la escolarización estatal durante los últimos 160 años. Incluso aun, algunos historiadores dicen que hace muchas décadas, las controversias fueron tan agudas que dividieron a diferentes grupos de personas más, de lo que sucede hoy día.2 Las interpretaciones históricas y debates de la escuela pública con relación al pasado y al presente, son sin embargo, y de alguna manera, sólo una pequeña pieza de lo que los cristianos deberán considerar.

Tercero: Hoy día, muchos de los estudios reconocen que el estado o colegios púbicos son, por naturaleza, religiosos. Los profesores James Carper y Thomas Hunt, escribieron: “Entonces, argumentamos adicionalmente que el colegio público es el equivalente funcional de un iglesia establecida, reforzada con lenguaje religioso, esperando ser adoptado por todas las personas, legitimando y transmitiendo una ortodoxia o cosmovisión, suscrita por los impuesto obligatorios” (pág. 4).3 En otras palabras, los colegios del estado, son religiosos. Básicamente, los padres envían a sus hijos a una iglesia cuando los envían al colegio.

Si alguno de los lectores tiene dudas de que los colegios del estado/públicos no están diseñados para enseñar las verdades de Dios, y que regularmente enseñan cosas antiéticas a la verdad de la revelación de Dios, existen muy buenos recursos disponibles para estudiarlos. Estos, en gran parte, y al menos, cubren la historia de los Estados Unidos con referencias de acontecimientos, ideas y contenido de cientos de años hasta el presente.4

Una premisa básica de este artículo, es que existe una gran coincidencia en los significados de la enseñanza en casa/hogar (homeschooling), educación y disciplina. Una definición razonablemente aceptada de colegio, es que este es un lugar u organización fuera de casa, donde los profesores instruyen, enseñan, o entrenan a los estudiantes –a saber, niños y jóvenes– en conocimientos específicos o habilidades como la lectura, el lenguaje, las matemáticas, las artes, y al parecer, sólo en segundo lugar, la filosofía y la moral. De otro lado, la educación es la crianza e instrucción de niños y jóvenes para clarificarles su entendimiento, inculcarles su filosofía, desarrollo de la moral, formar sus actitudes, corregir sus temperamentos, darles conocimiento y entrenarlos en habilidades como la lectura, el lenguaje, las matemáticas, la ciencia, la historia y las artes, y hacerlos competentes para sus familias, agrupaciones y comunidades. La educación comprende toda esa serie de instrucción y disciplina destinada a llevar a cabo lo antes mencionado.

Con estas definiciones en mente, considere que muchos estadounidenses tienden a pensar que los colegios del estado/públicos sólo educan niños; pero la total verdad es que a estos niños también –siempre y en todo momento– les están enseñando. Esto es, los filósofos de la educación, reconocen que toda instrucción es educación. Toda instrucción incluye la enseñanza, entrenamiento y adoctrinamiento –impregnarlos con opiniones particulares, puntos de vista o principios– tanto a niños como a jóvenes. La impresión que muchos padres y público tienen, así como muchos profesores de las escuelas/colegios públicos y defensores actuales, es que el colegio trata principalmente o sólo, de instruir a los estudiantes en conocimiento y habilidades, y que no les enseñan en formas de valores y creencias sectarias, cosmovisión, y cómo juzgar o evaluar las cosas de acuerdo a las presuposiciones filosóficas. Es decir, todas las formas de instrucción o educación involucran a los estudiantes en el discipulado, adoctrinamiento y difusión de las doctrinas, enseñanzas o perspectivas de una famosa persona como por ejemplo, Jesucristo, el neo marxismo, la teoría crítica, el estatismo o democratismo.) (Nota del Traductor: Estatismo, es la preeminencia del estado. Y democratismo es una enfermedad de la democracia: exceso que se da cuando la misma no tiene límites a sí misma.)

Un punto fundamental

Antes de seguir adelante, permítame recordarle al lector un punto fundamental: Toda la educación/instrucción –ya sea pública (del estado), educación institucional privada o enseñanza en casa– es la enseñanza, entrenamiento y adoctrinamiento de niños y jóvenes.

Aclarando el punto

Hay en juego cuestiones más fundamentales, que la de cambiar un poco la dirección de este artículo. La discusión sobre educación, de dónde y cómo deberán ser enseñados, entrenados y adoctrinados los hijos de los cristianos, podría traer a consideración, un punto de enfoque más centrado. Reconozco que en estos momentos mis comentarios podrían hacer que algunos lectores de este artículo, hermanos creyentes, se sientan incómodos. Ciertas personas que quieren ser amables o favorecer “algunas” escuelas públicas, afirman que en algunos sistemas escolares, la mayoría de los profesores, administradores y estudiantes tienen una actitud amistosa y respetuosa hacia el cristianismo y los valores morales conservadores. La implicación, es que esos lugares no podrían ser tan malos para los hijos de los creyentes. No he sido capaz de encontrar a alguien que afirme esto para que pueda referirme así sea a uno solo, por no decir tres o cuatro, de tales supuestos sistemas de colegios públicos “no tan malos” en todos los Estados Unidos. No estoy convencido de que hoy en día existan. Dudo que sí existan.

Más importante, aun si la mayoría del personal de los colegios del estado o públicos, son “amistosos” y respetuosos” hacia el cristianismo, por lo general, no se les permite enseñar algo, así sea preciso y definitivamente, nada proactivo a favor del cristianismo, debido a que tanto el currículo como la ley, están dictados por el estado. Aun admitiendo que las escuelas públicas no están diseñadas para desarrollar discípulos de Cristo, algunos creyentes encontrarán otras formas de hacer que estas instituciones parezcan ser benignas, o que son parte de una bondad incuestionable que pertenece a la vida de los Estados Unidos.

Muchos cristianos al referirse a los padres que colocan a sus hijos en colegios privados, o a quienes les enseñan en casa, usan un lenguaje de que sus hijos han “dejado”, han “abandonado”, o han “salido” de los colegios públicos. Sin embargo, y de hecho, los padres que continúan con sus hijos la educación basada en el hogar –y la que todos los padres inician al nacimiento de sus hijos– o los envían a colegios cristianos en vez de enviarlos a los colegios manejados por el estado, no están “abandonado” o “dejando” la educación del estado; más bien, estos padres se están moviendo hacia algo. Esto es, ellos continúan o colocan a sus hijos bajo la tutela de aquellos que se encuentran en un “sistema” donde conocen y aman al Señor Jesucristo. En una nota relacionada, aquellos que dicen que los estudiantes de colegios cristianos y los estudiantes en casa, se han salido o han abandonado los colegios públicos, están siempre insinuando o diciendo, que esas familias han llevado su determinación, preocupación y generosidad lejos de algo (por ejemplo, lejos de los colegios que maneja el estado), lo cual es una parte importante, buena o meritoria de los Estados Unidos. Sin embargo, y como es costumbre, no proveen premisas bíblicas para apoyar esta afirmación. Aún más, en la Biblia no existe ningún mandamiento, orden o argumento para la creación y operación de colegios controlados y operados por el estado. (En sí mismo, este tema merece un artículo independiente.)

Enfocándonos: ¿Qué dice la Palabra de Dios?

Quizás, lo más importante es que éste, sea el momento para que los cristianos admitan algunas cosas que la mayoría ha querido ignorar por largo tiempo. La primera, es que los colegios públicos, manejados por el estado o el gobierno, nunca fueron diseñados para levantar el nombre y verdad del Señor y Salvador Jesucristo, para dirigir a niños y adolescentes a gozarse en Él y servirle por siempre, y enseñarle a los estudiantes que todas las personas, incluyendo aquellos en las agencias manejadas por el gobierno, deberán doblar sus rodillas al Rey. Nunca existieron los “aquellos tiempos” cuando este fue, por ejemplo, el propósito principal de la educación controlada por el estado en los Estados Unidos.5

Segundo: Cada creyente –por ejemplo, cada padre, líder de iglesia, abuelo o abuela, tiene interés en el discipulado bíblico de los hijos o de los hijos de Dios– deberá tratar cuidadosamente con un experimento mental que está respaldado por algún trabajo y energía.

Imagínese a sí mismo como un extraño a la Palabra de Dios y a la sociedad humana. Imagínese colocando a un lado la infancia de uno, y todos los prejuicios recogidos de su propia comunidad, sus mismas experiencias de educación del grado 12 o el trasfondo de la universidad, el maestro favorito de Biblia, la denominación y la nación civil de uno. Después, imagínese tomando la Biblia y leyendo desde Génesis 1:1 hasta el fin, y haciendo las dos preguntas siguientes:

  1. ¿A quién le da Dios (le ordena) la responsabilidad, la autoridad y el trabajo para enseñar, entrenar y adoctrinar los hijos?
  2. ¿Le ordena Dios a Su pueblo para que voluntariamente se coloquen a sí mismos o a sus hijos bajo la tutela de paganos o impíos? ¿O lo prohíbe Dios?

Considere por ejemplo, los siguientes pasajes para responder las dos preguntas anteriores:

  • Éxodo 34:10-16
  • Deuteronomio 6:6-9: ” Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 7 y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.
    8 Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; 9 y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas”.
  • Salmo 1:1-2: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; 2 Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche”.
  • Salmo 78:1-11
  • Salmo 127:3-5: “He aquí, herencia de Jehová son los hijos; Cosa de estima el fruto del vientre. 4 Como saetas en mano del valiente, Así son los hijos habidos en la juventud. 5 Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos; No será avergonzado Cuando hablare con los enemigos en la puerta”.
  • Proverbios 4
  • Proverbios 6:20-23: “Guarda, hijo mío, el mandamiento de tu padre, Y no dejes la enseñanza de tu madre; 21Atalos siempre en tu corazón, Enlázalos a tu cuello. 22 Te guiarán cuando andes; cuando duermas te guardarán; Hablarán contigo cuando despiertes. 23 Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz, Y camino de vida las reprensiones que te instruyen”.
  • Proverbios 22:6: “Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.
  • Proverbios 23:7: “Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. Come y bebe, te dirá; Mas su corazón no está contigo”.
  • Eclesiastés 4:12: “Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto”.
  • Isaías 54:13: “Y todos tus hijos serán enseñados por Jehová; y se multiplicará la paz de tus hijos”.
  • Jeremías 10:2: “Así dijo Jehová: No aprendáis el camino de las naciones, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las naciones las teman”.
  • Malaquías 4:5-6: “He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible. 6 El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición”.
  • Mateo 7:24-29
  • Mateo 18:1-7
  • Mateo 22:21: “Le dijeron: De César. Y les dijo: Dad, pues, a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios”.
  • Lucas 1:57-80
  • Lucas 6:39-40: ” Y les decía una parábola: ¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán ambos en el hoyo? 40 El discípulo no es superior a su maestro; mas todo el que fuere perfeccionado, será como su maestro”.
  • Juan 7:15: “Y se maravillaban los judíos, diciendo: ¿Cómo sabe éste letras, sin haber estudiado?”.
  • 1ª Corintios 15:33: “No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres”.
  • 2ª Corintios 6:14: “No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas?”.
  • 2ª Corintios 10:5: “derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.
  • Efesio 6:4: “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor”.
  • 2ª Timoteo 2:15: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad”.
  • 3ª Juan 1:4: “No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad”.

Existen más pasajes relacionados a cómo Dios le ordena a Su pueblo a cómo educar o no, a sus hijos.

Una de mis presuposiciones mientras escribía  este artículo, es que los cristianos deben ser escrituristas. “El escriturismo es ese sistema de creencia en el cual, la Palabra de Dios es fundamental en la totalidad de las relaciones filosóficas y teológicas de uno”.6 Una segunda presuposición mía, es que los cristianos deben seguir los principios de la sabiduría y verdades generales comunicadas por Dios a Su pueblo en el Antiguo Testamento, aunque no se les exige seguir todas las leyes del Antiguo Testamento. Con lo anteriormente mencionado en mente, ¿qué dice la Palabra de Dios acerca de la educación de los hijos?

El dejar a un lado la cultura y hacer una simple lectura bíblica de la Palabra de Dios –por ejemplo, las citas anteriores y más–7, muestra que los padres, particularmente a los hombres, se les ha dado claramente, la autoridad y la responsabilidad pertinente a la educación, crianza y discipulado de sus hijos. Se les urge a los padres a caminar y a comunicarse íntimamente con sus hijos de forma diaria. Los padres deben proporcionar un ambiente para que sus hijos se animen en la meditación, la lectura y la discusión de la Palabra de Dios en cualquiera y todo momento del día, y discutir y modelar la forma de cómo vivir la Palabra de Dios en todas las sutiles diferencias y actividades de la vida diaria. A los padres se les exhorta en detalle, a enseñar a sus hijos, todos los caminos del Señor. El corazón de los padres debe estar hacia sus hijos, para que los corazones de ellos estén hacia sus padres y Dios, sea glorificado.

Entre más tiempo pasan los padres y madres con sus hijos, más les podrán enseñar fielmente y efectivamente las palabras, preceptos y proposiciones de Dios, incluyendo el mensaje básico del evangelio a sus hijos. Entre más tiempo pasen los no cristianos con los hijos de un hombre, más diligentemente les enseñarán las cosas del mundo a los hijos del hombre, por ejemplo, lo que es contra Dios, contra Cristo, y lo que es a favor de Satanás. Un padre no debería pensar que lo que se le está enseñando a su hijo –por los profesores del colegio, los líderes scouts, el club de líderes o cualquier otro profesor– puede ser neutral hacia las cosas de Dios.

  • Lucas 11:17: “Mas él (Jesús), conociendo los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado; y una casa dividida contra sí misma, cae”.
  • Apocalipsis 3:15: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente!”.

El profesor Warren Nord, un erudito de la Universidad de Carolina del Norte, hizo eco de estos conceptos bíblicos cuando escribió lo siguiente:

  • “De hecho, argumentaré que al menos, en sus libros de texto y currículos formales, los estudiantes están siendo adoctrinados en la cosmovisión moderna (secular), y contra la religión (cristiana)” (pág. 60) “No existe un territorio neutral en el cual permanecer al hacer juicios acerca del contenido, causalidad, significado y verdad. Todo el territorio es tierra de competencia. Las ciencias naturales y sociales, diferentes filosofías y religiones, dividen el mundo en formas diferentes y conflictivas. La neutralidad filosófica inevitablemente probará ser un fuego fatuo, por el acercamiento de todos los autores sobre su tema dentro de sus cosmovisiones particulares, con compromisos filosóficos que definen para ellos lo que cuenta como importante, como el conocimiento, como lo razonable, como verdad. No existe tal cosa como un punto de vista neutral. Escribir un libro de texto es tomar partido” (pág. 165).8 (Énfasis en el original).

El padre que ve problemas y escollos delante de su hijo, y no se esfuerza razonable y bíblicamente para proteger al hijo, es digno de la ira de Dios (Mateo 18:5-6). Los padres deben, en forma proactiva, dedicarse, nutrir y amonestar a sus hijos e hijas. Los hijos le pertenecen a Dios bajo la autoridad de sus padres; ellos no le pertenecen a César, y por lo tanto, deben rendirse sólo a Dios, y no al César. Dios le advierte a Su pueblo no unirse en yugo desigual con los impíos, ni en pensamiento o costumbre; esto no incluye unir la mente de sus hijos a la mente de lo “secular”, (según se dice) “a lo neutral en lo religioso”, y a los textos, vídeos, artículos, libros de trabajo, asambleas de colegios, conversaciones en buses escolares, revistas en los casilleros y revelaciones, presiones para participar en el uso de drogas ilegales y alcohol, presiones para participar en sexo prematrimonial, la música compartida desde un aparato electrónico, como un iPod u otro aparato, y el profesor agradable de la calle que sólo pasa a ser uno con cualquier número de cosmovisiones diferentes a la bíblica. Los mensajes y lecciones de todos los profesores, textos, medios de comunicación y amigos, están basados en presuposiciones; y si no son de Dios, son contra Dios.

Los hijos de los cristianos no deben aprender la forma de los paganos, ser discipulados en sus caminos de pensamiento, creencia y comportamiento. Los padres cristianos están para ayudar a sus hijos a colocar sus mentes en las cosas de arriba, de Dios, y esto, no podrá ser hecho de forma efectiva si pasan 6 horas al día, 5 días por semana, 9 meses al año con sus mentes en las cosas del mundo. Jesús dijo que un pupilo, después de estar totalmente entrenado, será como su maestro. El profesor de un niño es toda la bola de cera, no solo el profesor cristiano agradable que podría ser en el segundo grado. Es ese profesor, el currículo controlado por el estado, y todas las otras actividades, métodos, niños, adultos, y pensamiento antibíblico que se adhiere naturalmente por la educación manejada por el estado y en general, a la institucionalidad educativa.

La Escritura es clara en cuanto a que Dios le da (le ordena) la responsabilidad, la autoridad y la tarea de la enseñanza, entrenamiento y adoctrinamiento de los hijos a los padres, con la ayuda de la iglesia. Dios no le da el discipulado y educación de los hijos al estado. La Escritura deja en claro que la Palabra de Dios –por ejemplo, todo lo que contiene, en todo lo que ilumina, en todas sus proposiciones, y principios– deberá ser el centro de lo que los padres cristianos transmiten a sus hijos, y la Palabra de Dios prohíbe a esos padres a colocarse voluntariamente o a sus hijos bajo la tutela de impíos y proposiciones –en la forma de currículos ampliamente analizados– que son contrarios al Autor de la verdad.

Los argumentos red-herring (arenque rojo) y consecuencias graves

(Nota del Traductor: La falacia argumentativa o argumento del arenque rojo, implica incluir una información irrelevante para la discusión en aras de distraer la atención.) También, está la “sal y la luz del argumento” de que tantos padres cristianos como líderes de la iglesia tratan de oponerse a la educación privada cristiana y a la educación en el hogar liderada por los padres. Quien intente esto, deberá mirar cuidadosamente la Palabra. ¿Dónde está en la Biblia, la propuesta para que los padres usen o coloquen a sus jóvenes como sal y luz en un ambiente hostil? ¿Dónde está el mandamiento bíblico de enviar su hijo de 6 años de edad (o el de 12 años de edad, para este caso; quien por ejemplo, no tiene claridad de haber sido nacido de nuevo por el poder del Espíritu Santo y cuyos dones no han sido todavía identificados para predicar el evangelio) a que salga solo, para que tome del profesor impío de 40 años, el chofer de bus pagano de 33 años, la freudiana de educación sexual de 52 años de edad o la sicóloga feminista del colegio, la plétora de libros, música y videos anti piadosos, y la que viene con la escolarización institucional? Más tarde, dedicaré un artículo sobre este tema.

Algunas personas argumentarán también que los niños deben estar en colegios institucionales para que aprendan competencias sociales saludables seudo cristianas. Más tarde dedicaré un artículo a este tema y el por qué la afirmación es falsa.

Evidencia empírica sobre los efectos de la educación en casa, liderada por padres

La Escritura nos dice que los hijos deben ser enseñados para ser buenos lectores que sepan cómo evaluar proposiciones escritas, ser buenos en las finanzas, y siervos amorosos. Es decir, uno podría pensar si existe alguna evidencia de que los niños que experimentan la educación en casa liderada por los padres son competentes en estas cosas, a pesar del hecho que la evidencia de la investigación no es el fundamento a priori de si el estado, las instituciones privadas o los padres deberán ser los principales educadores de los niños. Hay muchas investigaciones hechas sobre la educación basada en el hogar, en este caso en homeschooling, y los investigadores han encontrado de forma consistente cosas positivas asociadas con la educación en casa en los últimos treinta años de estudio.9Estos resultados positivos continúan manifestándose a sí mismos a pesar del hecho de que sólo el 10% de padres que educan en casa (homeschooling) han sido certificados como profesores del estado. Escribiré otro artículo acerca de esto.

No más confusión

El discipulado del liderazgo de padres basado en el hogar encaja claramente las enseñanzas y mandamientos de la Escritura. La escolarización institucional en la cual los padres, especialmente los hombres, no son, primeramente los discipuladores de sus hijos y no están comprometidos verdaderamente en el horario y vida diaria de sus hijos, no se ajustan a las enseñanzas puras y limpias de la Palabra de Dios. Colocar a un niño voluntariamente bajo la enseñanza, entrenamiento y adoctrinamiento de la enseñanza institucional que es manejada por el estado y no está diseñada para levantar el nombre de Jesucristo, y darle a gloria a Dios, parece, en pocas palabras, como antiética a la enseñanza bíblica con relación al discipulado de los hijos de los hijos de Dios.

El homeschooling es bíblico; y claramente permite y empodera, y ejecuta el mandamiento bíblico para que los padres eduquen a sus hijos en la disciplina y amonestación del Señor diariamente y por horas durante toda la semana.

 

Este artículo también está disponible en: Inglés

  • 1.Glenn, Charles L. (1988). The myth of the common school. Amherst, MA: University of Massachusetts. Ball, William Bentley. (1994). Mere creatures of the state: Education, religion, and the courts, a view from the courtroom. Notre Dame, IN: Crisis Books.
  • 2.Vea de nuevo los enfoques históricos de Glenn y Ball que fueron mencionados anteriormente.
  • 3.3. Carper, James C., & Hunt, Thomas C. (2007). The dissenting tradition in American education. New York, NY: Peter Lang Publishing, Inc.
  • 4.Véase como ejemplo lo siguiente: Carper, James C., & Hunt, Thomas C. (2007). The dissenting tradition in American education. New York, NY: Peter Lang Publishing, Inc.; Gatto, John Taylor. (2001). The underground history of American education: A schoolteacher’s intimate investigation into the problem of modern schooling. Oxford, NY: The Oxford Village Press; Glenn, Charles L. (1988). The myth of the common school. Amherst, MA: University of Massachusetts. Gunn, Colin; & Fernandez, Joaquin. (2012). IndoctriNation: Public schools and the decline of Christianity. Green Forest, AR: Master Books; Morris, Barbara M. (1979).Change agents in the schools: Destroy your children, betray your country. Upland, CA: The Barbara M. Morris Report; Neufeld, Gordon, & Maté, Gabor. (2004). Hold on to your kids: Why parents need to matter more than peers. New York, NY: Ballantine Books; Rushdoony, Rousas J. (1963). The messianic character of American education. Nutley, NJ: Craig Press. (Circa 2003, available from Ross House Books, Vallecito, CA); Shortt, Bruce N. (2004). The harsh truth about public schools. Vallecito, CA: Chalcedon Foundation.
  • 5.Véase por ejemplo, Carper, James C., & Hunt, Thomas C. (2007). The dissenting tradition in American education. New York, NY: Peter Lang Publishing, Inc.; Gatto, John Taylor. (2001).The underground history of American education: A schoolteacher’s intimate investigation into the problem of modern schooling. Oxford, NY: The Oxford Village Press; Glenn, Charles L. (1988). The myth of the common school. Amherst, MA: University of Massachusetts.
  • 6.Crampton, W. Gary. (2011) Scripturalism: A Christian worldview. Trinity Foundation, retrieved December 10, 2013 from http://www.trinityfoundation.org/journal.php?id=276.
  • 7.Si el lector conoce y entiende los pasajes bíblicos anteriormente mencionados, entonces recordarle acerca de este párrafo tendrá sentido, aun si el lector no esté de acuerdo con éste; no tendría mucho sentido si el lector no conoce ni entiende los pasajes mencionados.
  • 8.Nord, Warren A. (1995). Religion and American education: Rethinking a national dilemma. Chapel Hill, NC: The University of North Carolina Press.
  • 9.Por ejemplo, véase lo siguiente: Medlin, Richard G. (2013). Homeschooling and the question of socialization revisited. Peabody Journal of Education, 88(3), 284-297; Murphy, Joseph. (2012). Homeschooling in America: Capturing and assessing the movement. Thousand Oaks, CA: Corwin, a Sage Company.; Ray, Brian D. (2013). Homeschooling associated with beneficial learner and societal outcomes but educators do not promote it. Peabody Journal of Education, 88(3), 324-341.

CHARLAS INFORMATIVAS DE ACOGIDA

El ministerio Homeschooling Cristocéntrico realiza periódicamente  reuniones informativas y de acogida,  donde las familias homeschool nuevas y antiguas que quieren comenzar a educar en casa con la cosmovisión Bíblica,  puedan recibir convicción e  información sobre temas generales que producen muchas inquietudes.

2017:

ENERO 29  Iglesia Aposento Alto J. Vargas. Bogotá.

FEBRERO 5: Iglesia Cuadrangular Molinos Sur

ABRIL 12: Iglesia Filadelfia. Villavicencio

JUNIO 10:  Iglesia Comunidad Viva. Prado Veraniego. Bogotá

AGOSTO 20: Iglesia Aposento Alto J. Vargas. Bogotá.

OCTUBRE 22. Iglesia Lye. Calle 98 No. 69 22.

2018 :

ABRIL 21: Iglesia Bautista Renacer. Bogotá.

AGOSTO 11:Iglesia Alianza La Soledad. Bogotá

  • Inscripciones ABIERTAS, para inscribirse en el formulario:

https://goo.gl/forms/Wokqjl7nMYg06wSF2

 

charla inf 3

 

¿Qué es HomeJESUSchool?

HomeJESUSchool  es una comunidad de  familias que Educan en el Hogar con una cosmovisión Cristocéntrica. Es un grupo virtual y presencial en Colombia, donde las familias encontramos apoyo, fortaleza y edificación, para seguir adelante con nuestro ministerio de educación en el hogar.

¿Porqué “HomeJESUSchool”?

Porque las familias cristianas homeschoolers, tenemos a JESÚS como el centro de nuestro ministerio en el hogar. Nuestra enseñanza debe ser cristocéntrica y bibliocéntrica, es decir, la Palabra de Dios debe ser nuestra guía y nuestro “manual de educación en casa”. Por lo tanto, las palabras de la Biblia que fundamentan nuestro ministerio en el hogar, son :2 Timot. 3:16 y Deut. 6:6-7. Aquí las puedes encontrar: Inspiración y fortaleza en la Palabra de Dios.

Alvaro Giraldo y Melissa Uribe son los fundadores y administradores de la comunidad.

foto-amor-retoque-1bEstamos casados desde el año 2002 , y por la gracia de Dios somos cristianos desde ese mismo año.  Somos miembros de  la Iglesia Bautista de Pontevedra  y educamos en casa a nuestros tres hijos desde el año 2010.

En abril de 2013 atendimos el llamado de Dios de crear una Comunidad de Familias Cristianas Homeschool de Colombia: “HomeJESUSchool”.

Esta comunidad nació con el fin de congregar a las familias cristianas que educamos en casa, promover espacios de encuentro y socialización  con propósito,  brindar apoyo y mutua edificación entre hermanos en la fe,  difundir información sobre los principios bíblicos de la educación en el hogar.

Actualmente brindamos asesorías, realizamos charlas y talleres, organizamos actividades y eventos para la comunidad, con el apoyo de un equipo de  familias.

La visión de la comunidad homeJESUSchool es ministerial: Glorificar a a Dios revelando a su hijo Jesucristo en el Diseño Divino de la Educación en el Hogar, a través del servicio al Cuerpo de Cristo,  madres y padres que están atendiendo el llamado de Dios de educar en casa a sus hijos con una cosmovisión Cristocéntrica, y necesitan apoyo y acompañamiento en este proceso.

¡Que esta comunidad sea de apoyo y edificación para todos nosotros!

1479190739

CUALIDADES DEL CARÁCTER

00 cualidades del carácter

Raíces del Carácter
Ray E. B.

Edificar el carácter requiere un temor (respeto piadoso) y amor de Dios.  Salomón dijo, “El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza” (Proverbios 1:7).  Cuando un niño recibe a Jesús como su Salvador personal, nace de nuevo espiritualmente en el reino de Dios.  A partir de este momento, empieza un proceso de crecimiento espiritual para toda la vida.

El desarrollo del carácter piadoso es el fruto más importante para nutrir en la vida de tu hijo.  También da la casualidad  que es el más difícil y que requiere más para ser inculcado.  Esto porque el mundo, la carne y el diablo están luchando y rebelándose ferozmente contra la inculcación del carácter piadoso.  “Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestes” (Efesios 6:12).  Estos poderes se disputan continuamente el control del corazón y del alma de tu hijo.  No quieren nada menos que robarle su amor de Dios y el carácter dado por el Espíritu de Dios.

Debido a que el carácter piadoso brota de una profunda relación con Jesucristo, hay que enseñar a tu hijo a orar, leer y memorizar las Escrituras, obedecer la Palabra de Dios, buscar convivir con otros cristianos de ideas afines, y ser un testimonio de Cristo.

Hay que enseñar a tu hijo a amar a Dios y buscarle diariamente con todo su corazón.  Conforme tu hijo desarrolle una relación profunda y perdurable con Jesucristo, tendrá la habilidad de crecer en carácter divino.

¿CÓMO FORMAR EL CARÁCTER?                                                                                                      Dr. Wilfred Gunderson

Admiramos muchas cualidades del carácter y queremos ver que se desarrollen en nosotros mismos y en nuestros hijos.  Estas son algunas pistas.

  1. Fija metas que son específicas.Usa listas como las de Gálatas 5:22, 23 o II Pedro 1:5-7 o Romanos 12.
  2. Enfócate en una meta al mes.Hace años cuando mi padre me vio con demasiadas actividades desperdigadas, dijo, “No trates de cavar un pozo por todos lados en el suelo.”  “Hablad verdad cada cual con su prójimo” (Efesios 4:25) ó “Sean amigables” (1 Pedro 3:8) serían metas apropiadas.
  3. Explica claramente que la familia quiere enfocarse en esta cualidad por el próximo mes.Piensen juntos en hechos que mostrarán si la están logrando.  Cada persona debe cuidar principalmente de su propia conducta, pero los padres tendrán la responsabilidad de corregir a un hijo.
  4. Demuestra la cualidad.Dale alta prioridad en tus oraciones y tu vida cotidiana.  Si fallas, confiésalo.
  5. Anima frecuentemente.Varios estudios hechos con alumnos en la escuela o con militares muestran que si no se anima cuatro veces más que se critique, una persona se dará por vencida.  Una grabadora puede ser útil para comprobar si alabas cuatro veces más de lo que regañas.
  6. Corrige seguramente.Esto es difícil.  Es fácil ser vacilante y, por lo tanto, actuar de forma imprevisible.  Tres sugerencias podrán ayudar.  Primera, da pocas órdenes.  Segunda, mira (y no solamente por 30 segundos) para ver que cada orden se obedezca completamente.  Tercera, prepara de antemano el castigo apropiado para que el niño se dé cuenta que no es el resultado de tu ánimo, sino una consecuencia de su mala conducta.

CUALIDADES DEL CARÁCTER

Las siguientes definiciones pueden servir como punto de partida para el estudio hecho por tu familia.  Las cualidades relacionadas (en cursiva) se incluyen para ampliar cada concepto.  Usese una concordancia o una Biblia temática para encontrar lo que dice la Palabra de Dios acerca de cada rasgo.

Contentamiento

Escoger estar satisfecho y en paz con lo que Dios ha provisto sin quejarse.  Alegría, esperanza, paz.

Valor

Enfrentar situaciones peligrosas, difíciles, o dolorosas rechazando con firmeza todo miedo.  Determinación, audacia, valentía, firmeza, resolución.

Fidelidad

Cumplir con responsabilidades y ser leal a las relaciones de manera digna de confianza.  Lealtad, responsabilidad, dedicación, compromiso, frugalidad, administración, seriedad.

Paciencia

Soportar asiduamente la aflicción, perseverando en una tarea difícil, o esperar tranquilamente hasta obtener el resultado deseado.  Fortaleza, perseverancia, persistencia, firmeza.

Piedad

Dedicar completamente la voluntad propia a Dios de tal manera que la vida sea santa, consagrada a él.  Santidad, virtud, bondad.

Diligencia

Trabajar arduamente, con cuidado, y continuamente.  Aplicación, energía, meticulosidad.

Generosidad

Dar alegremente y con desinterés de sí mismo, tiempo, talentos, dinero, y posesiones.

Gratitud

Reconocer, apreciar, y admitir los favores hechos o beneficios recibidos.  Reconocimiento, agradecimiento.

Franqueza

Decir la verdad, ser sincero y justo en palabra y hecho.  Justicia, imparcialidad, veracidad, integridad, sinceridad.

Humildad

Reconocer tus propias debilidades y estimar a los demás como superiores a ti mismo.  Deferencia, modestia, cooperación, mansedumbre, flexibilidad, adaptabilidad, enseñable.

Iniciativa

Darse cuenta o recordar lo que se necesita hacer y luego empezarlo y terminarlo sin que tengan que decirte o recordarte.  Creatividad, inventiva, liderazgo, originalidad.

Alegría

Deleitarse en la presencia y el servicio de Dios a pesar de las circunstancias.  Celo, entusiasmo, con ganas.

Benignidad

Mostrar compasión y amabilidad mediante palabras suaves y hechos serviciales.  Dulzura, cortesía, sensibilidad, consideración, bondad, comprensión.

Amor

Querer y hacer lo mejor para otro, esperando nada a cambio.  Compasión, afecto, interés, comprensión, empatía.

Misericordia

Dar y perdonar más de lo que se espera a quien te ha hecho mal o tiene necesidad.  Perdón, tolerancia, magnanimidad.

Obediencia

Hacer lo que pida una autoridad con gusto, rápidamente, y alegremente,  como también cumplir con su deseo no expresado.  Sumisión.

Orden

Organizar el tiempo y las posesiones de manera sistemática, aprovechando eficazmente los recursos.  Pulcritud, esmero, puntualidad, exactitud.

Tranquilidad

Tomar la medida apropiada para mantener la armonía entre las personas.  Conciliación, táctica, persuasión.

Reverencia

Honrar y someterse respetuosamente a Dios, a los padres y a toda autoridad debidamente establecida.  Respeto.

Dominio Propio

Resistir deseos, sentimientos, y pensamientos egoístas, y abstenerse de palabras y hechos precipitados.  Disciplina, pureza.

Sabiduría

Utilizar los conocimientos y el entendimiento con discernimiento, con el fin de aplicar los principios correctos a la vida cotidiana.  Discreción, discernimiento, cautela, vigilancia, atención.

 

The Teaching Home

 

La religión en familia. John Wesley

 

Sobre la religión en familia
John Wesley (1703-1791)
Tomado de:  Hijos del Altísimo 
(Traducción ligeramente abreviada)
“Mas mi casa y yo, serviremos al Señor.” (Josué 24:15)

Una tal resolución es digna de este santo canoso, Josué, quien experimentó desde su juventud la bondad del Señor. ¡Cuánto desearíamos que todos aquellos que conocieron la gracia del Señor, que salieron de Egipto y de la esclavitud del pecado, hagan esta misma decisión sabia! Entonces la obra del Señor prosperaría en nuestra tierra; entonces Su palabra correría y sería glorificada. Entonces las multitudes de pecadores en todo lugar extenderían sus manos hacia el Señor, hasta que “la gloria del Señor cubra la tierra, como las aguas cubren el mar”.

Al contrario, ¿cuál sería la consecuencia si ellos no asumen este compromiso? ¿si descuidan la religión en su familia? ¿si no se preocupan por la generación que se está levantando? ¿No morirá el presente avivamiento dentro de poco tiempo? ¿No se confirmará el comentario desanimado de Lutero, de que “un avivamiento nunca dura más que una generación” (con lo que quiso decir, treinta años)? Pero, bendito sea Dios, esto no fue verdad en el presente; porque vemos que este avivamiento, desde sus inicios en 1729, ya ha durado más de cincuenta años.

¿No hemos visto ya algunas de las tristes consecuencias, cuando los hombres buenos no asumen este compromiso? ¿No se ha levantado una generación, en este mismo tiempo, y de padres piadosos, que no conoce al Señor? ¿que no tienen su amor en sus corazones, ni su temor ante sus ojos? ¡Cuántos de ellos ya desprecian a sus padres, y se ríen del consejo de sus madres! Y no pocos de ellos han abandonado toda religión, y se han entregado a toda clase de maldad.
Aunque haya excepciones, la maldad de los niños es generalmente por la culpa o la negligencia de sus padres. “Instruye al niño en el camino que debe andar, y aun cuando fuere viejo, no se apartará de él.”

Pero ¿qué se comprende con este compromiso, “Mi casa y yo serviremos al Señor”?
Examinaremos, primero, qué es “servir al Señor”. Segundo, quiénes están incluidos en “mi casa”. Y tercero, qué podemos hacer para que nosotros y nuestra casa sirvamos al Señor.

¿Qué es “servir al Señor”?

Primero, examinaremos qué es “servir al Señor”, como cristianos; no solo con un servicio exterior, sino desde adentro, con el servicio del corazón, “adorándole en espíritu y en verdad”.
Lo primero en el servicio del Señor es la fe; creer en el nombre del Hijo de Dios. Tan pronto que alguien tiene el testimonio dentro de sí; tan pronto que puede decir: “La vida que vivo ahora, la vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó, y se dio a sí mismo por mí” – éste es capaz de verdaderamente “servir al Señor”.

Tan pronto como cree, ama también al Señor; y esto es otra parte del servicio al Señor. “Nosotros le amamos porque él nos amó primero”. El amor del Dios perdonador está “derramado en nuestros corazones, por el Espíritu Santo que nos es dado.”

Y si alguien ama verdaderamente a Dios, necesariamente va a amar también a su hermano. La gratitud al Creador producirá bondad hacia Sus criaturas. Hacia todos los hijos de Dios nos vestiremos de amabilidad, bondad, longanimidad, perdonándonos unos a otros si alguien tuviera una queja contra alguien, como Dios, por medio de Cristo, nos perdonó a nosotros.

Algo más está implicado en “servir al Señor”: Obedecerle; caminar constantemente en todos sus caminos, hacer su voluntad desde el corazón; evitar cuidadosamente lo que él prohibió, y hacer celosamente todo lo que él mandó; esforzarse siempre a tener una consciencia limpia ante Dios y los hombres.

¿Quiénes están incluídos en “mi casa”?

La persona en tu casa que merece tu primera atención más cercana, es sin duda tu esposa. Es tu deber amarla como Cristo amó a la iglesia, poniendo su vida por ella, para purificarla para él, sin mancha ni arruga. Lo mismo debe buscar cada esposo; usar todas las medidas posibles para que su esposa sea libre de toda mancha, y que camine irreprochablemente en amor.

Después vienen tus hijos; espíritus inmortales a los que Dios encomendó por un tiempo a tu cuidado, para que los entrenes en toda santidad, y los prepares para la comunión con Dios en la eternidad. Esta es una responsabilidad gloriosa e importante; velar por un alma es de más valor que todo el resto del mundo. Por tanto, vela sobre cada niño con sumo cuidado, para que, cuando seas llamado a rendir cuentas acerca de cada uno de ellos ante Dios, puedas hacerlo con gozo y no con tristeza.

A tus siervos, de cualquier clase, debes considerar como hijos secundarios: a ellos también, Dios los encomendó a tu cuidado y te pedirá cuentas acerca de ellos. Pues cada persona bajo tu techo que tiene un alma a ser salvada está bajo tu cuidado; no solo aquellos siervos que tienen un contrato contigo, sino también aquellos que vienen a servirte por un día. Y no es la voluntad de tu Maestro que está en el cielo, que uno de ellos parta de tu casa sin recibir de ti algo más valioso que oro o plata. – En cierta medida, incluso eres responsable por “el extranjero que está dentro de tus puertas”, haciendo todo lo que está en tu poder para impedir que él peque en alguna manera contra Dios.

Examinaremos, tercero, ¿qué podemos hacer para que todos ellos “sirvan al Señor”?

Esforcémonos, primero, a restringirles de todo pecado externo; que no hablen palabras profanas ni usen el nombre de Dios en vano; que no hagan trabajos innecesarios en el día del Señor. Esta obra de amor la debes incluso a tus visitantes; y mucho más a tu esposa, tus hijos, y tus siervos.
A los visitantes, les puedes restringir con argumentos o persuasión suave. Si después de varios intentos no te hacen caso, es tu deber hablarles aparte y despedirles de tu casa. Igualmente a los siervos, si si no puedes convencerlos con razones junto con tu propio ejemplo, o con reproches, después de muchas repeticiones, entonces debes despedirlos de tu familia, por más inconveniente que sea.

Pero no puedes despedir a tu esposa, excepto por la causa de adulterio. ¿Qué se puede hacer entonces, si ella está acostumbrada a algún otro pecado abierto?
No puedo encontrar en la Biblia que un esposo tenga autoridad de golpear a su esposa por alguna razón, ni siquiera si ella le golpea primero; excepto si su vida estuviera en peligro inmediato. Y no conocí ni un solo caso donde una esposa haya mejorado con golpes.
Me parece que todo lo que se puede hacer en este caso, es por parte con el propio ejemplo, por parte con argumentos y persuasión, aplicándolo de la manera como la prudencia cristiana nos indica. Lo malo no puede ser vencido por lo malo; no podemos vencer al diablo con sus propias armas. Por tanto, si no podemos vencer el mal con el bien, somos llamados a soportarlo. Digamos: “Esta es la cruz que Dios escogió para mí. El lo permite para un fin sabio.” Por mientras, continuemos en oración seria, sabiendo que con Dios nada es imposible.

A tus hijos, mientras son pequeños, los puedes restringir de lo malo, no solo con consejos, persuasión y reproches, sino también con corrección; pero recuerda que esta medida se usa solo al último, después de probar todas las otras. Y aún cuando necesitas castigar, sé muy cuidadoso de evitar aun la apariencia de pasión. Todo lo que hagas, hazlo con benignidad.

Algunos te dirán: “Estos son esfuerzos perdidos; un niño no necesita ninguna corrección en absoluto. La instrucción, la persuasión y el consejo serán suficientes.” Yo respondo, que esto puede tener éxito con unos pocos niños en particular. Pero de ninguna manera es una regla general, ¿o te crees más sabio que Salomón, o aun que Dios mismo? Pues es Dios mismo, quien conoce mejor a sus propias criaturas, quien nos dijo expresamente: “El que evita la vara, odia a su hijo; pero el que le ama, le castiga a tiempo.” (Prov.13:24)

Segundo, esforcémonos a instruirles. Que cada persona bajo tu techo tenga el conocimiento necesario para la salvación. Que tu esposa, tus siervos y tus hijos sean enseñados todo lo que pertenece a su paz eterna. Para este fin, debes ver que no solo tu esposa, sino también tus siervos tengan todas las oportunidades de instrucción cristiana pública; y que especialmente en el día del Señor todos puedan atender a las ordenanzas de Dios. También provee para que cada día tengan algún tiempo para la lectura Bíblica, la meditación y la oración; y debes inquirir si realmente están usando este tiempo para estos ejercicios. Y que no pase ningún día sin oración en familia, con seriedad y solemnidad.

Particularmente debes esforzarte a instruir a tus hijos, desde temprana edad, claramente, frecuentemente, y pacientemente. Instrúyeles desde la primera hora que ves que su razón despierta. La verdad puede alumbrar sus mente mucho más temprano de lo que suponemos. Quien observa las primeras aperturas de la mente del niño, proveerá poco a poco la materia para que trabaje en ella, y dirigirá los ojos de su hijo hacia lo bueno. Cuando un niño empieza a hablar, puedes estar seguro de que su razón está trabajando. En este mismo momento, los padres deben empezar a hablarle de las mejores cosas, las cosas de Dios. Y desde ese tiempo, no se debe perder ninguna oportunidad para infundirles todas las verdades que son capaces de recibir.

Pero el hablar tempranamente no servirá, si no les hablas claramente. Usa palabras que los niños pequeños pueden entender, tales como ellos mismos usan al hablar. Observa cuidadosamente las pocas ideas que ellos ya tienen, y desarrolla desde allí lo que tienes que decir. Para dar un pequeño ejemplo: Dile al niño que mire al cielo, y pregúntale: “¿Qué ves allí?” – “El sol.” – “¡Mira cuánto brilla! ¡Siente como calienta tu mano! ¡Mira cuán verde es el pasto! Pero Dios, aunque no puedes verle, está más arriba del cielo. !El es mucho más brillante que el sol! Es Dios quien hace crecer el pasto y las flores. El hace que los árboles sean verdes, y que crezcan frutas en ellos. ¡Piensa en lo que El puede hacer! El puede hacer todo lo que quiere. ¡El podría matarme a mí o a ti en un instante! Pero El te ama; le gusta darte cosas buenas. Le gusta hacerte feliz. ¿No debes entonces tú también amarle a El? Y El te va a enseñar como amarle.”

Mientras le hablas así al niño, debes continuamente elevar tu corazón a Dios, pidiéndole que abra el entendimiento del niño y eche su luz sobre él. Solo El puede aplicar tus palabras al corazón del niño. Sin esto, todo tu esfuerzo sería en vano. Pero cuando el Espíritu Santo enseña, el aprendizaje no demora.

Pero si quieres ver el fruto de tu labor, debes enseñarles frecuentemente. Sería de poco provecho, hacerlo solamente una o dos veces a la semana. ¿Cuán a menudo alimentas sus cuerpos? Normalmente, tres veces al día o más. ¿Y vale el alma menos que el cuerpo? ¿No la vas a alimentar entonces con la misma frecuencia? – Si esto te parece una tarea tediosa, entonces seguramente algo está mal en tu propia mente. No los amas lo suficiente; o no amas a Aquel que es tu Padre y el Padre de ellos. ¡Humíllate ante El! Pídele que te dé más amor; y el amor hará que la labor sea ligera.

Pero no servirá enseñarles temprano, clara y frecuentemente, a menos que perseveres en ello. Nunca lo dejes, nunca interrumpas tu labor de amor, hasta que veas su fruto. Pero para esto, encontrarás la necesidad absoluta de ser investido con poder de lo alto. Sin ello, nadie tendrá la paciencia suficiente para este trabajo. La apatía de algunos niños, y la frivolidad o perversidad de otros, te desanimaría.

Y suponemos que hiciste todo esto, y perseveraste, pero hasta ahora no ves ningún fruto, no debes concluir que no habrá fruto. Posiblemente el “pan” que “echaste sobre las aguas”, será “encontrado después de muchos días”. La semilla que permaneció mucho tiempo en el suelo, puede al finar brotar para una cosecha abundante. Especialmente si continúas en toda súplica ante Dios. Por mientras, sea lo que sea el efecto en otros, tu recompensa está con el Altísimo.

Muchos otros padres ya pueden ver el fruto de la semilla que sembraron, y tienen el consuelo de observar a sus niños crecer en gracia como crecen en años. Pero todavía no hicieron todo. Todavía tienen otra tarea, a veces de bastante dificultad. Sus hijos tienen ahora la edad suficiente para asistir a la escuela.
(Nota del traductor: En los tiempos de Wesley, esto era a los 8 años o más. Como notamos, Wesley esperaba que hasta esa edad, los padres se hagan cargo la educación entera de sus hijos, y que la mayoría de los hijos lleguen a entregarse al Señor durante este tiempo.)
¿Pero qué escuela es aconsejable para enviarles allí?

Recordemos que no estoy hablando al mundo salvaje y frívolo, pero a los que temen a Dios. Les pregunto, entonces, ¿para qué fin envías a tus hijos a la escuela? – “Qué, para que sean preparados para vivir en el mundo.” – ¿De qué mundo hablas, de éste o del por venir? Quizás pensaste solo en este mundo, y te olvidaste de que hay un mundo de por venir; sí, ¡y uno que durará eternamente! Por favor considera mucho esto, y envía a tus hijos a tales maestros que mantengan este mundo venidero siempre delante de sus ojos. De otra manera, enviarlos a la escuela (permítanme hablar claramente) es poco mejor que enviarlos al diablo. De toda manera, entonces, envía a tus hijos, si tienes alguna consideración por sus almas, no a una de estas grandes escuelas públicas, (porque estas son cunas de toda clase de maldad), sino a una escuela privada, donde enseñe un hombre piadoso, quien se esfuerce a instruir a un número pequeño de niños en la religión y la enseñanza juntos.

Igualmente a tus hijas, no las envíes a una escuela pública de niñas. En estas escuelas, las niñas se enseñan unas a otras el orgullo, la vanidad, la intriga, el engaño, y, en breve, todo lo que una mujer cristiana no debe aprender. Por más que tu hija tenga una inclinación buena, ¿qué hará en una multitud de niñas, de las que ni una tiene algún pensamiento en salvar su alma? – especialmente cuando toda su conversación apunta en el sentido opuesto, y se habla de cosas que desearías que tu hija ni piense. Sería igual enviar a tu hija a ser educada en la calle.

Podemos suponer ahora que tus hijos hayan asistido a la escuela por suficiente tiempo, y estás pensando en algún negocio para ellos. Antes de determinar algo en este asunto, asegúrate de que tu ojo sea sencillo. ¿Es esto así? ¿Es tu deseo, agradar a Dios en esta decisión? Entonces, si tú mismo temes a Dios, tu primera consideración será: “¿En qué negocio será más probable que mi hijo ame y sirva a Dios? ¿En cuál trabajo tendrá la mayor oportunidad de juntar tesoros en el cielo?” – Me chocó desmesuradamente, ¡observar cuán poco aun los padres piadosos consideran esta pregunta! Aun ellos preguntan solamente cómo su hijo ganará más dinero, no cómo encontrará más santidad. Aun estos envían a sus hijos a un maestro pagano, y a una familia donde no existe ni siquiera la forma, ni mucho menos el poder de la religión. De esta manera le comprometen con un negocio que necesariamente le expondrá a tales tentaciones, que no le quedará ni una posibilidad de servir a Dios. ¡O padres salvajes! qué crueldad diabólica – si ustedes realmente creen que existe otro mundo.
“¿Pero qué haré?” – Pon a Dios delante de tus ojos, y haz todo con el deseo de agradarle. Entonces encontrarás a un maestro, de cualquier profesión, que ama, o por lo menos teme, a Dios; y encontrarás una familia donde está por lo menos la forma de la religión, o aun su poder. Sin embargo, tu hijo podría servir al diablo si desea; pero es más probable que no lo haga. Y no te dé cuidado que gane menos dinero, con tal que reciba más santidad. Es suficiente, aunque tenga menos bienes terrenales, que asegure la posesión del cielo.

Existe una circunstancia más, en la que necesitarás mucha sabiduría de lo alto. Tu hijo o hija está ahora en la edad de casarse, y desea tu consejo. Tú sabes lo que el mundo llama un buen partido: donde se gana mucha plata. Pero la plata pocas veces trae felicidad, ni en este mundo ni en el venidero. Entonces que nadie te engañe con vanas palabras. Si eres sabio, no buscarás riquezas para tus hijos en el matrimonio. Vela para que tu ojo sea sencillo en este asunto también: apunta hacia la gloria de Dios, y la verdadera felicidad de tus hijos; en este tiempo y en la eternidad. ¡Es triste ver como padres cristianos se gozan en vender a su hijo o su hija a un pagano rico! ¿Esto es lo que llamas un buen partido? Necio, con la misma razón podrías llamar el infierno una buena morada, y al diablo un buen maestro. ¡Oh, aprende una mejor lección de un mejor maestro! “Buscad primero el reino de Dios, y su justicia”, tanto para ti como para tus hijos, “y todas las otras cosas les serán añadidas.”

Si estás firmemente determinado a caminar en este camino, de esforzarte con todas las medidas para que tu casa sirva así al Señor; que cada miembro de tu familia le adore, no solo exteriormente, sino en espíritu y verdad; entonces necesitarás usar toda la gracia, toda la valentía, toda la sabiduría que Dios te dio. Porque encontrarás tales obstáculos en el camino, que solo el gran poder de Dios puede capacitarte a vencerlos. Tendrás a todos los santos del mundo para luchar contra ellos, porque pensarán que estás llevando las cosas demasiado lejos. Tendrás todos los poderes de las tinieblas en tu contra, usando la fuerza y el engaño; y sobre todo, el engaño de tu propio corazón, porque si le haces caso, te llenará de muchas razones por qué deberías conformarte más con el mundo. Pero así como empezaste, ¡avanza en el nombre del Señor, y en el poder de Su fuerza! Desafía al mundo sonriente y amenazante, con su príncipe. Sigue las razones y la Palabra de Dios, no las modas y costumbres de los hombres. Mantente puro. No importa lo que hacen otros; que tú y tu casa “adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.” Que tú, tu cónyuge, tus hijos, y tus siervos, estén todos del lado del Señor; dulcemente jalando juntos el mismo yugo, caminando en todos Sus mandamientos y ordenanzas, hasta que cada uno de ustedes “recibirá su propia recompensa, de acuerdo a su propio labor”.

5to.ENCUENTRO NACIONAL Y CLAUSURA 2017

INVITACIÓN ESPECIAL: ¡Este es el quinto año que el Señor nos permite celebrar el fruto en nuestros hijos!

Lugar: Calle 75a #24-35. Bogotá

Hora: 9 am. – 5:00 pm

Flyer Quinto Encuentro J (1)

Como familia tienes dos opciones de inscripción:

1) VISITANTE, podrás disfrutar tú y tu familia de un día en el que podrás conocer las presentaciones de muestras de talento y muestras vocacionales de los niños que se han formado en el 2017 como homeschoolers, así como de la entrega de reconocimientos a los mismos por parte de sus padres, la exhibición de clubes de conocimiento y la feria educativa.

* También habrá una charla informativa de acogida para familias nuevas!

2) PARTICIPANTE, podrás inscribir a tu(s) hijo(s) en las siguientes opciones:

A – MUESTRAS DE TALENTO ARTÍSTICO: aprovecha la oportunidad para darle un reconocimiento a tu(s) hijo(s) frente a la comunidad de homeschoolers, permitiéndonos conocer sus avances con algún instrumento musical, voz o baile, o su gusto por la poesía (declamación), la pintura, la escultura, el dibujo, etc. Los chicos contarán con un espacio escénico o galería según sus presentaciones.

B – MUESTRAS DE TALENTO VOCACIONAL: si lo de tu(s) hijo(s) no es el arte, también podrás tener un espacio para presentar proyectos especiales en los que se manifieste su interés, en cualquier otra área del conocimiento que no sea la música y el arte. Por ejemplo: las ciencias: proyectos de biología, botánica, química, física, etc.; la tecnología: la robótica, la programación, energías limpias, etc.; la economía o administración: proyectos de emprendimiento (sólo exponer las ideas de negocio y sus resultados, no vender en el evento); las ciencias sociales, las matemáticas, idiomas, así como inventos, escritos, entre otras habilidades.

C – RECONOCIMIENTO POR CUALIDADES DE CARÁCTER E INTELIGENCIAS MÚLTIPLES: es el espacio para darle un reconocimiento a tu(s) hijo(s) en sus avances en el proceso del Señor sobre su vida, es un espacio para reforzar las cualidades de carácter emparentadas con los frutos del Espíritu Santo. Así como también un momento para animar y alentar desde las fortalezas que el Señor ha otorgado en las áreas que podríamos clasificar como de las inteligencias múltiples.

IMPORTANTE: LA PARTICIPACIÓN NO ES UN CONCURSO, no se trata de comparar entre niños ni medir el nivel de habilidad, destreza o capacidad. Lo importante es el reconocimiento en comunidad de sus proceso de aprendizaje. Es un homenaje de los padres y los niños, es un evento que también da legitimidad al proceso individual de la formación recibida en casa que se ha llevado durante 2017, frente a una comunidad cristiana, el Cuerpo de Cristo.

CRONOGRAMA

Cronograma

REALIZA TU INSCRIPCIÓN EN EL FORMULARIO:

https://goo.gl/forms/V3sGqou5CzzgoV6O2

Para ver el vídeo del 2016  puedes dar clic AQUI

Para ver el vídeo del 2015 puedes dar clic AQUI

 

 

 

PRINCIPIOS PARA LA EDUCACIÓN CRISTIANA EN EL HOGAR

Seminario de MISS. KATHERINE DANG realizado en bogotá en Agosto de 2016. 

Memorias realizadas por Natalia Diaz con base en los apuntes de la conferencia.

******************************

a13b8f20c09bf55b7e8952d79dc2945f--second-best-step-parenting

La educación providencial, es aquella que busca resaltar la intervención de Dios en la materia estudiada, entendiendo que Dios es creador y dueño de todo lo que existe, visible o invisible, por lo tanto, su dominio y poder se extiende a todas las esferas de la sociedad. Específicamente en la esfera de la educación, quiere revelarse a los estudiantes a través de los objetos de estudio.

Colosenses 1:16 (NVI) “Porque por medio de El, fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, poderes, principados o autoridades: todo ha sido creado por medio de él y para él”

PUNTOS PRINCIPALES:

  1. La educación debe buscar como meta final el AUTOGOBIERNO.    La educación debe buscar que el niño o joven razone y razone bíblicamente.

Autogobierno: Someter la voluntad propia a la voluntad de Dios, dejándose gobernar internamente por Cristo quien como Señor de nuestras vidas nos conduce a tomar decisiones adecuadas que nos traerán bien y no mal todos los días de nuestra vida. Un individuo que ha desarrollado el autogobierno, no necesita ser gobernado o controlado exteriormente porque en su interior ya cuenta con el gobierno divino que le redarguye, instruye y encamina para su bien y el de la sociedad.

2. La educación en casa, debe buscar como objetivo que los niños y jóvenes se dejen gobernar por Dios.

Así que, cuando le digo a mi hijo lo que debe hacer, debo tener cuidado de no estar “manando” lo que yo quiero por capricho personal, sino estar guiando hacia lo que Dios quiere para el niño La forma adecuada de instruir al hijo tiene 2 componentes:

  1. Autoridad
  2.  Compasión

Siempre debo representar para mi hijo, la autoridad de Dios, debo mostrarle que YO estoy bajo el gobierno de Dios y por eso lo que pido es de parte de EL no de mi humanidad.

Preguntas antes de dar “órdenes” 1. ¿Mis órdenes son Bíblicas? 2. ¿Estoy demostrando que es Dios quien gobierna? 3. ¿Quién va a gobernar, Dios o yo?

  1. Es vital escoger bien lo que voy a enseñar a mis hijos, lo primordial es enseñar lo necesario. ¿Qué es necesario? Necesario, únicamente es LA VERDAD y la verdad es la palabra de Dios.
  2. La verdad de la palabra aplicada a todas las áreas se enseña a través de verdades fundamentales. Principios.

Los libros de texto y currículos académicos pueden ser usados con sabiduría siempre y cuando lo principal sean los principios bíblicos.

  1. Es responsabilidad de los padres, alimentar a sus hijos en los aspectos físico, mental y espiritual.

Dios, controló la dieta de Adán y le dijo que comiera de toda planta (dieta vegetariana) pero fue EXPLICITO en restringir un (1) solo fruto que no podía comer. Génesis 2:17 NVI “pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no deberás comer. El día que de él comas, ciertamente morirías.” En este versículo,

 

ALCANZANDO LAS METAS BIBLICAS PARA LA EDUCACION.

✧ La meta: Es el por qué enseño ✧ Currículo: Es Qué enseño ✧ Método: Cómo enseño.

Teniendo claras las metas de la educación, y sabiendo que queremos enseñar el conocimiento que ha sido revelado por Dios en las diferentes áreas, basados en los principios bíblicos, ahora seremos muy cuidadosos en escoger el método.

NO …

✓ No proyectos en grupo donde uno solo trabaja y los otros no hacen nada ✓ No robots donde todos deben aprender lo mismo de la misma manera ✓ No solo memorizar ✓ No test de Falso y verdadero ✓ No Preguntas que solo buscan los hechos (Qué, quién, Cuándo)

SI….

✓ Sí proyectos individuales donde cada uno se esfuerza ✓ Sí aceptar la individualidad y permitir la expresión de las ideas propias

(No son buenas ni malas en sí mismas) ✓ Sí a razonar, pensar ✓ Pregonas abiertas de razonamiento (Por qué, cómo, para qué)

TIPS

– Enseñar línea sobre línea, principio sobre principio. – Entrenarlos para que se concentren

DURACION DE LAS LECCIONES

4 años: 5 a 10 minutos

5 años: 15 minutos

8 a 10 años: 20 minutos

10 a 12: 1 hora

A los 17 años esperamos tener un individuo con madurez espiritual y emocional, capaz de concentrarse, investigar y estudiar por sí solo, pero esto se va sembrando poco a poco.

 

10 MANERAS COMO LA EDUCACION EN CASA ESTA INFLUYENDO A MI NACION.

Lo primero que debemos entender, es que lo que Dios está haciendo en mi hogar, NO está separado o desligado de lo que él está haciendo en la nación.

1.Dios está cambiando a Colombia mientras va cambiando el hogar. El hogar es la base de la nación, al caminar la familia, y dejar esta de ser una institución “socialista” y dejarse gobernar por Dios en su modo de vida, aporta al cambio de la nación.

  1. Está llevándonos a no depender más de la comida del mundo sino del maná celestial En la educación en casa, El sistema de educación moderno y socialista, representa EGIPTO. Hemos tomado de la decisión de salir de Egipto como lo hicieron los israelitas, pero sigo teniendo apetito de la comida de Egipto o del mundo, sigo escogiendo libros, materiales o contenidos que representan el alimento de Egipto (el mundo). Nuestros hijos son sacados del sistema, pero nuestros corazones siguen en Egipto al no aceptar el maná celestial. Este maná es suficiente y no necesita ser complementado o cambiado por comida de Egipto

Empezamos a sentirnos inconformes con algunas cosas, empezamos a no sentirnos cómodos con ciertas prácticas que hemos llevado y nos damos cuenta que nuestro “apetito” está cambiando y que ya no anhelamos la comida de antes, sino una nueva. Esto debe suceder en nuestros hogares y permitir que el contenido y método de nuestras lecciones sean MANA celestial, no comida del mundo.

El maná, es comida simple y sencilla, pero es SUFICIENTE

  1. Arrepentimiento. En los hogares, Dios nos está llevando a darnos cuentaque hemos estado equivocados, a arrepentirnos. La nación es como un transatlántico, un barco inmenso que va en una dirección equivocada y necesita cambiar de rumbo. Este inmenso crucero, no tomará poco tiempo para voltearse, pero cada pequeño viraje del timón es importante para poder girar todo el barco. As sucede con la nación. Cada pequeña acción de las familias haciendo cosas distintas, van aportando para que el gran barco o nación tome un rumbo distinto. Le estamos dando la vuelta a nuestro hogar para dársela a nuestra nación. Dios no tiene afán, él está trabajando individualmente en cada familia. Para este cambio, es importante cambiar nuestra manera de hablar, enseñar con amor y mejorar la relación con mis hijos.

Implica cambio de hábitos, arrepentimiento.

  1. Está removiendo pensamientos equivocados y reemplazando por pensamientos correctos.

Los cambios tienen que ver con una actitud de obediencia a Dios. Es reemplazar la educación del estado por la educación bíblica. Si estoy interesado en un resultado bíblico, busco contenido apropiado y desecho contenido inapropiado.

NOTA: Las imágenes bíblicas, deben ser cuidadosamente seleccionadas, deben reflejar la realidad, no deben ser caricaturas. Las caricaturas muestran a los niños que se trata de un mundo de fantasía. No queremos que nuestros hijos piensen que la Biblia es un “cuento de hadas” o una caricatura.

Podemos usar recursos artísticos valiosos, estudiar pinturas y ver obras de arte con nuestros niños. No menospreciemos su capacidad.

  1. Nos está enseñando como ser gobernados por Dios Seremos el principio del fin de socialismo en Colombia. La calidad será evidente y todos preguntarán de donde viene esa calidad. Ahí es cuando respondemos: “Viene de la Biblia”. Así cambiará la nación por medio del hogar. Nuestros nietos serán una generación aún mejor que la de nuestros hijos.
  1. Está causando que lideremos otras familias

Estar firmes en nuestra posición, hará que otros nos observen; algunos nos criticarán, y dirán que estamos arruinando a nuestros niños. Seguramente nuestros parientes serán los primeros en criticarnos. Sin embargo, debemos saber que, aunque estamos protegiendo a nuestros hijos pequeños, pero no los estamos ocultando. Otros nos aplaudirán y querrán tener la clase de familia nuestra y desde antes de ser padres, ¡muchos decidirán educar en casa lo cual significa una transformación anticipada del hogar!

  1. Dios está reparando el daño del socialismo.

El daño del socialismo para una nación, es de gran impacto. Nosotros, nos sentimos inconformes con ello y tomamos decisiones que nos llevan a otro rumbo. Cambiamos, y vamos quitando el socialismo de la nación, ¡estableciendo la Republica cristiana!

  1. Está reformando la iglesia

La iglesia, no corrige a la familia, la familia debe corregir la iglesia. Los pastores y miembros de nuestra congregación, notarán una forma de familia distinta, querrán que toda la iglesia se comporte de la misma manera. Hallaremos también gracia en nuestra congregación y encontraremos congregaciones donde el gobierno de Dios es real, no el “socialismo cristiano.

  1. Dios está produciendo individuos que saben cómo enseñarse a sí mismos.

En la educación en casa, estamos produciendo individuos capaces de sostenerse a sí mismos en todos los aspectos. Deben saber sostener sus propias vidas, sus propios proyectos y empresas. Deberían estar en capacidad de ir a la universidad por sí mismos. Estamos dando un fundamento esencial para la prosperidad y productividad. Personas que necesitan menos del estado (o no necesitan) pues se sostienen y ayudan a sus comunidades a salir adelante, no dependen de nadie. La mayoría de empresas de Norteamérica son familiares. Es una nación que ha entendido el principio de la productividad y auto sostenimiento, en realidad no hay un capitalismo sino una multitud de empresas familiares, que han crecido y pasado generación tras generación, dando fundamento estable a la sociedad.

  1. Mostraremos que Cristo está vivo y no muerto

¡Siempre dando gloria a Cristo por todo y en todo!

7 ASPECTOS GUÍA PARA ESCOGER MATERIALES Y MÉTODOS

Evaluemos el contenido del material antes de consumirlo… pensemos… el material:

  1. Ama a Dios
  2.  Ama la palaba
  3.  Ama la creación y provisión de Dios
  4.  Ama el hogar y la familia. a.) Tener cuidado con libros que muestran niños solos, sin hogar o independientes de sus padres b) Ojo con materiales que muestra a los padres como tontos
  5. Amor por el aprendizaje Resaltar que siempre debemos darle menos en cantidad a nuestros hijos, no más. Mantener viva el hambre por el aprendizaje, no saturarlos. Cuando quieren más me detengo y dejo sus ganas de aprender intactas.
  6.  Amor por los otros como Dios los ama. Resalta la idea de que todos tenemos un propósito, aun aquellos difíciles de amar.
  7.  Amor por la libertad. a) Libertad externa e interna. (Freedom and liberty) b) La libertad del pecado y la libertad de pensamiento y expresión sin juicio. c) Muestra niños libres de la esclavitud al  pecado,  placeres del entretenimiento, dulces, video juegos, amigos insanos

Resaltar la importancia de evaluar, quién gobierna a quién o a qué. ¿El niño está gobernando el dulce, los placeres del entretenimiento, los video juegos y las amistadas? ¿O son estos los que gobiernan al niño?

En las naciones, los gobiernos desobedientes a Dios, producen gente amargada, con ira y sin libertad. Esclavitud y libertad son opuestos

 LEER Y REFLEXIONAR EN DEUTERONOMIO CAPITULO 6

Para leer el articulo completo clic aquí: MEMORIAS